Not a member?     Existing members login below:

La Vistosa

LA VISTOSA
Conocí a Enriqueta, por mal nombre «la Vistosa», cuando
estaba enrelaciones con mi amigo Perico, hombre tan celoso que
se le antojabanlos dedos huéspedes, lo cual unido a ser la
muchacha demasiadocomunicativa me hizo tratarla con
exquisita precaución, deseoso de quepor ningún pretexto se me
pudiese acusar de un delito que yo era incapazde cometer.
Los negocios para que estábamos asociados, hacían necesario
que Pericoy yo nos viésemos a menudo; algunos días iba a
comer con él, es decir,con ellos, pues vivía maritalmente en
compañía de Enriqueta. Pocasmujeres tan agradables he
conocido; sobre todo, tan listas. Pronto sedio cuenta de la
extremada prudencia con que yo le dirigía la palabra,de mi
empeño en esquivar todo exceso de confianza y del
exquisitocuidado que ponía para que nunca nos quedásemos
solos. Mortificada sinduda por suponer que en mi excesiva
 
Remove