Not a member?     Existing members login below:

La Novela de un Joven Pobre

como un verdadero buho. ¡Esusted una especie de español de
esos que ya no se ven!... ¡Sacuda, pues,todo eso! Es usted joven,
agradable, tiene entendimiento y talento;aprovéchese un poco de
todas esas cosas... ¿Por qué no hace usted lacorte á la señorita
Helouin? Eso le divertirá... es bonita, y se dejaríadecir... ¡pero
diantres! ¡Yo olvido mi promoción á las grandesdignidades!...
Vamos, adiós; hasta mañana. ¿No es así?
—Hasta mañana, ciertamente.
Y este hombre galante, que es una especie de español de los
que ya no seven, me abandonó á mis reflexiones.
octubre.
de
¡Singular acontecimiento! Aunque sus consecuencias no hayan
sido hastaaquí de las más felices, me ha producido mucho bien.
Después del durogolpe que me hirió, había quedado como
entorpecido por el dolor. Esto meha devuelto al menos al
sentimiento de la vida y por la primera vez,después de tres
largas semanas, tengo el valor suficiente para abrirestas hojas y
tomar de nuevo la pluma.
Habiéndoseme dado toda clase de satisfacciones, pensé que no
tenía razónalguna para dejar, á lo menos bruscamente, una
posición y ventajas quedespués de todo me son necesarias, y
cuyo equivalente me sería muydifícil hallar inmediatamente. La
perspectiva de los sufrimientosenteramente personales que me
quedaban para afrontar y que, por otraparte, yo mismo me había
atraído por mi debilidad, no podía autorizarmeá abandonar
deberes en los cuales no eran sólo mis intereses los que
sehallaban comprometidos. Además, no quería que la señorita
Margaritapudiese interpretar mi súbita retirada, por el despecho
1.º
 
Remove