Not a member?     Existing members login below:

La Montálvez

el resto de mi vida? Y la que estabaresuelta a lo más, ¿por
qué se detenía ante lo menos?
»Sobre estos ejes rodó todavía largo rato la desquiciada
máquina de midiscurso..., hasta dar conmigo y con él en las
negras profundidades delabismo.
»¡Oh, qué sola, qué triste y qué desamparada me vi!
*
»Veinticuatro horas después se realizaba en mi casa, por
primera vez, lomás temeroso de mi imaginaria excursión
por los interiores de ella; sóloque no era un ladrón de
caudales el hombre que se escondía por la nocheen el
cuarto contiguo al de mi doncella y se escapaba al
amanecer.»
Parte II
I
Este era un Círculo o sociedad que había en Madrid por
entonces (creoque ya no hay de esas cosas allí), en el cual
círculo sólo teníaningreso los aspirantes que pudieran
acompañar a su instancia unaejecutoria de sangre azul, y, a
ser posible, una buena garantía deresponsabilidad
pecuniaria; porque con ser de gran monta los
gastosreglamentarios de cada socio, llegaban hasta lo
incalculable losimprevistos. Como que se trataba allí de
 
 
 
Remove