Not a member?     Existing members login below:

La Hermana San Sulpicio

dizpare deese modo, vamo, compare (uté dizpense, amigo), me paece a mí..., digoque
no eztá en lo regulá.
—No me disparo porque esa mujer u otra cualquiera deje de quererme oprefiera a
otro, entiéndalo usted bien. Es muy libre de hacerlo. Lo queno tolero es lo que usted
ha hecho, con bien poca delicadeza porcierto..., preparar una escena tan fea y
vergonzosa con el solopropósito de humillarme. Si usted se hubiera dirigido a mí,
diciéndome:«Gloria ya no le quiere a usted; me quiere a mí», en cuanto locomprobase
convenientemente le dejaría a usted el campo libre yquedaríamos tan amigos, al
menos en la apariencia.
—Alto ahí, amigo. La escena de que uté habla no ha zío preparada pormí, sino por
eya. Por empeño zuyo fui a la reha un poco antes de lasonce. Es maz: quize oponerme
a eyo porque zabía que eza era la hora enque uté echaba zu parrafiyo; pero la niña lo
tomó por too lo alto, y nohubo má remedio que conformarze.
—Permítame usted que lo dude.
—Uté ez mu dueño. Zi uté quiere convencerze, véngaze mañana de nocheconmigo
a la reha y ze lo preguntamo. Seguro etoy de que no me dejarápor embuztero.
—Yo no tengo para qué presentarme otra vez delante de esap...—exclamé,
poniéndome rojo.
Creí que aquel insulto dirigido a su amada le iba a exasperar. Nada deeso. Siguió
tan tranquilo como si nada fuese con él.
Ambos guardamos silencio. Yo quedé profundamente pensativo. Las
últimaspalabras del malagueño me habían llegado a lo profundo del corazón.
Eraimposible dudar ya de que la ofensa había venido directamente de ella. Apesar de
que tenía la mirada fija en la mesa, sentía sobre mí los ojosde Suárez, observándome,
serios y recelosos. Levanté al cabo la cabeza ydije gravemente:
—Está bien. Puesto que es ella sola la que ha querido ofenderme, nadade lo dicho.
Quede usted con Dios.
Al mismo tiempo me alcé del asiento y salí de la taberna, un pocosorprendido, en
verdad, de que Suárez me dejase ir tan tranquilo, puesen nuestra corta plática le había
dirigido algunas injurias que merecíanexplicación.
XI
 
Remove