Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

La Hermana San Sulpicio

—¡Parece mentira que me niegues este favor! Si te lo pidiese todos losdías, se
comprende... ¡Pero una noche tan sólo! Bien podías hacer elsacrificio de dejar a tus
amigos...—profirió la joven con voz alterada,pugnando por no llorar.
El conde volvió los ojos hacia ella, y le dirigió una mirada larga ydura sin decir
palabra. Isabel bajó los suyos con temor, y por debajo delas negras pestañas asomó
temblando una lágrima.
Aquella corta e insignificante escena me produjo mal efecto. Pareciomeque el
conde era un padre muy tierno sólo mientras no se tocase a susgustos y placeres.
VIII
Con perdón de ustedes, pelo la pava.
OMENZABAel calor a dejarse sentir. Estábamos a mediados de Junio. Elsol,
desde las cinco de la mañana, envolvía a la ínclita ciudad en unacaricia viva y
prolongada hasta las siete de la tarde, enmedio de uncielo puro y flamígero. La
angostura y tortuosidad de las calles no nospreservaba enteramente de sus ardores.
Por aquellas estrechas ranurasentraba su luz como una llamarada, como un latigazo de
fuego queencendía el rostro y caldeaba la cabeza. Había llegado a cogerle miedo aeste
gran sol feroz de Andalucía, y salía poco de casa.
—Diga usted, Matildita, ¿hace más calor que éste en Sevilla?
—¡Anda! ¡Pues, hijo mío, si ahora está haciendo fresquito! ¿No ve ustedqué noches
más hermosas?
 
Remove