Not a member?     Existing members login below:

Lázaro--Casi Novela

revolucionario, vino a albergar unasociedad de baile en la planta
baja, una oficina en el principal, y nosé cuántas habitaciones de
pago dominguero en el interior de ambospisos.
Aquella era la casa de los Tumbagas de Almendrilla. Nada
queda de lasgrandezas de tan ilustre raza, y aun se teme que por
falta depuntualidad en satisfacer derechos de lanzas y medias
anatas, hayacaducado el título que ostentaron, y cuyo origen se
pierde en la nochede los tiempos.
Como el de griegos y romanos, es incierto el origen de los
Tumbagas deAlmendrilla; pero eso mismo realza la antigüedad
de su ralea, pues lascosas, las instituciones y los hombres parece
que adquieren importanciacon andar su nacimiento envuelto
entre dudas y perplejidades de erudito.Dicho sea de paso,
ninguno se ha propuesto poner en claro cuál fue lacuna de tan
ilustres varones; pero si tal hubiese sucedido, nada habríasacado
en limpio, pues, llegando la indagación a ciertas épocas, se
paracomo ante muro de piedra o cortadura de monte, sin que se
puedaaveriguar lo que hay de cierto sobre que el primer
Tumbaga fuese uno delos que acompañaron a Túbal en su
venida a España.
Fundándose en raíces de palabras, cuyos tallos nadie conoce,
dicenalgunos que el origen de la raza no va más allá de la
primera coloniafenicia, y hay quien afirma que lo de
Almendrilla viene de un enormepeñón, así llamado, que sobre la
cabeza de los moros dejó caer unTumbaga desde las
fragosidades en que D. Pelayo rechazó a los hijos delÁfrica.
Ello es que en la época de los godos y al empezar lareconquista,
había ya Tumbagas de Almendrilla, y los habrá siempre, a noser
que en las páginas de este relato muera el solo individuo que
quedade tan nobilísima estirpe.
Remove