Not a member? Join for FREE here. Existing members login below:

Juanita La Larga

—Alúmbreme usted con el candil—le dijo—. Voy a ver si ha muerto esehombre.
A la luz del candil se llegó don Paco al que estaba boca abajo tendidopor el suelo y le puso
boca arriba. La carátula se le había caído.
Don Paco y don Ramón se quedaron absortos al reconocer a Antoñuelo.
XXXII
Por dicha no había recibido ningún garrotazo en la cabeza; pero estabaderrengado, molido y
lleno de contusiones.
Seguro ya de que vivía, y por instigación del tendero murciano, que nose aquietaba hasta
recobrar, en parte al menos, el dinero robado, donPaco registró a Antoñuelo y le encontró cuatro
mil reales, que devolvióa su dueño.
Los otros ocho mil se los había llevado el compañero de Antoñuelo, elcual, por director y
maestro en el arte, había tomado doble porción debotín.
Antoñuelo sentía agudos dolores; no formulaba palabra alguna, perolanzaba gemidos
lastimeros.
Don Paco se apresuró a salir de allí, volviendo cuanto antes al lugarcon el libertado y el
vencido.
La poderosa mula de don Ramón, aparejada aún con muy cómoda y anchaalbarda, se hallaba
en un corralejo o pequeño cercado contiguo a lacasilla.
Sacó don Paco la mula, hizo que montase en ella su dueño y levantandodespués a Antoñuelo,
que apenas se podía mover, y llevándole en peso conalguna dificultad, le plantó a las ancas. El
cargó luego con el trabucoy la navaja, trofeos de su victoria, y echando delante la mula y sudoble
carga se dirigió hacia el lugar.
Al ir caminando daba infinitas gracias a Dios porque le había puesto enocasión de castigar un
delito y de evitar otros mayores, y porque lehabía proporcionado un medio de volver a la patria
con justo motivo ysin ningún sonrojo.
Aunque caminaron despacio, llegaron al lugar entre una y dos de lanoche, sin hallar a nadie en
el camino.
Inquieto don Andrés por la suerte de don Paco, había enviado en balde amuchas personas para
que le buscasen. También la tendera había enviadogente en busca de su marido. Todos con mal
éxito se habían vuelto allugar antes de medianoche.
Cuando mucho más tarde entraron en él don Paco y su comitiva, losvillalegrinos estaban
durmiendo.
Remove