Not a member?     Existing members login below:

Incertidumbre

Saturado de este sentimiento de vanidad, aconsejaba a María
Teresaarreglos en su toilette que consideraba propios para
hacerla valer, yescogía para acompañarla, las reuniones y los
sitios donde más atraíanla atención. En fin, en todos sus actos
aparecía el deseo de formar conella el grupo que la gente
contempla y admira.
María Teresa pensaba tristemente:
—¿Será solamente por estos dones exteriores por los que me
ama?
Y se preguntaba algo ansiosa:
—¿Sentiría el mismo placer en estar conmigo si yo no
estuviera tan bienvestida?
No experimentaba gran satisfacción en ser rica, elegante,
admirada.
En el fondo de su corazón, habría preferido que Huberto le
demostrase sucariño de otra manera.
Luego, había notado también un ligero cambio en su actitud
desde queeran novios. La emoción que mostraba al principio,
cuando esperabasolamente se había transformado en una especie
de despego lleno deconfianza; esto era quizás imperceptible para
los demás, pero noescapaba a los ojos de la joven. Huberto
ahora manifestaba su afecciónde una manera diversa; María
Teresa le encontraba menos dulzura,sumisión afectuosa, más
familiaridad y seguridad conquistadora. Estatoma de posesión
que no le producía ninguna felicidad íntima, a ella lemolestaba.
Por intervalos se decía:
Remove