Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Honor de Artista

artista con palmaria sinceridad que Beatrizignoraba su pasión;
¿qué sabía el pintor? Las mujeres tienen en esosasuntos un don
de doble vista sorprendente, y sobre todo con los pobresde
espíritu a la manera de Jacques Fabrice; tal vez la causa
verdaderade la negativa que Pierrepont había sufrido estribaba
en ese amor queella vislumbraba y que se sentía inclinada a
compartir desde el momentoque se le confesase.
Dada la reputación que Jacques disfrutaba, era notorio que la
puerta delas grandes riquezas quedaba abierta para él, y, en ese
caso, podíacontar con una pingüe renta para lo sucesivo: quizás
era ése el mayoratractivo para una muchacha criada en el lujo y
ahora sumida en enojosasprivaciones a que le tardaba poner fin.
En suma, aun haciendo lo posible para persuadirse de que sus
temoreseran quiméricos y de que su rival encontraría a Beatriz
tan inflexiblecomo se le presentara Pedro a él mismo, no podía
éste defenderse contralas angustias punzantes ni las locas
injusticias de los celos.
Casi se sentía inclinado a reprochar el leal comportamiento de
Fabriceante cuya lealtad veíase obligado a inclinarse, cuando él
se hubieracreído dichoso en poderle arrojar al rostro cualquier
sangrientoultraje.
Era, pues, ¡ay!, con sentimientos vecinos al odio que se alejaba
delamigo de su juventud.
Este, por su lado, guardaba de la conferencia una impresión
equívoca ypenosa, porque el lenguaje cortés y la casi impasible
fisonomía delmarqués no habían sido parte a disimularle la
especie de embarazo y defrialdad con que aquél acogió su
confidencia.
Remove