Not a member?     Existing members login below:

Honor de Artista

distracciones quehacen olvidar a un hombre el eterno femenino:
digo más: pueden revestirde cierto prestigio la edad madura de
la vida... Es hermoso ver a unpadre todavía joven llevando a sus
hijos de la mano a paseo... ¡Bueno!qué quieres, vas a admirar mi
candor... pero... pero siento como un vagodeseo de amar
siquiera una vez en la vida a una mujer honrada.
Los ojos del pintor se apartaron un momento del dibujo para
fijarse conaire de extrañada simpatía en el bello rostro de su
amigo.
—¡Vamos! ¡Ya! quieres ensayar un segundo estilo... quieres
saber si enmateria de amor, hay algo más superior, algo que
aventaje a eso que enlenguaje de mostrador se llama bisutería. Y
bien, ¿qué te falta pararealizar tan poético ensueño?
—Una mujer.
—Exactamente. Pero me parece que con tu nombre, tu
porvenir... tusatractivos personales, si me permites que así me
exprese, no te serádifícil encontrarla con sólo quererlo.
—No sólo con quererlo yo; es preciso que también lo quiera
mi tía.
—¿No me has dicho que tu tía deseaba casarte lo más pronto
posible?
—Di mejor lo más ricamente posible—replicó el marqués
acentuandoamargamente la frase—: mi tía sostiene que, siendo
el matrimonio unapura lotería, de lo que solamente debe uno
preocuparse es del dote,abandonando lo demás al azar... Te
aseguro que yo no opino del mismomodo... Compréndeme bien:
no me encuentro en situación de mirar condesdén los títulos de
renta al tres por ciento... pero, sin embargo,desearía, que al
Remove