Not a member? Join for FREE here. Existing members login below:

Historia de una Parisiense

que la ligaba parasiempre al señor de Lerne. Sus almas habíanse
tocado en un momentodado, en puntos tan sensibles y delicados,
que habían quedado comoimantadas. No tardaron en
convencerse ambos de que sólo vivían enaquellos momentos en
que se hallaban juntos. Comprendíalo ella en laradiante
expresión de Jacobo, así que la veía, en la tierna expresión desu
voz, en la presión suave y respetuosa de su mano. Veía su
empeño enencontrarse con ella siempre que podía, sin
comprometerla, y estábalereconocida, tanto por sus
demostraciones como por sus escrúpulos. Notabaque sus gustos
habían cambiado y que se había hecho mundano
paracomplacerla, más que todo, por su lenguaje y maneras
reservadas para conella. Jamás una palabra de galantería, pero sí
una confianza absoluta yla deferencia lisonjera de elevar la
conversación cuando se dirigía aella, demostrándole de ese
modo tan galante, sin decirle una palabra,que con ella no podía
hablarse vulgaridades como a las demás, porqueestaba mucho
más arriba de todos y de todas.
Un día supo que había roto sus relaciones con Lucy Marry. Tal
noticia,la encantó y la alarmó al mismo tiempo. Aquel sacrificio,
hecho en honorsuyo, ¿no la comprometería demasiado?
Reprochose tomarle toda su vida,cuando ella no podía
consagrarle la suya. Para tranquilizar suconciencia, resolvió
heroicamente volver a impulsarle al matrimonio,empleando toda
su elocuencia. Recordole en consecuencia, que su misiónera
casarle, que eso para ella era una cuestión de honor.
—Por otra parte—añadió—, cierta tarde me habéis expuesto
unas teoríassobre el matrimonio, que me parecen muy
edificantes; sería lástima quetan bello programa no se
convirtiese en realidad, alguna vez siquiera enla vida.
Remove