Not a member?     Existing members login below:
FREE 1,250 eBook USB Library with each 550 AudioBooks Order. Click here

Germana

Atribuía la muerte desu ama al vaso de agua azucarada que le había preparado
tanpacientemente todas las noches, y pensaba frotándose las manos que todollega para
el que sabe esperar. A mediodía hacía un segundo almuerzo, ypara digerir bien, a
estilo de propietario, se paseaba una o dos horasalrededor de la finca a la que había
echado el ojo. Notaba que los setosestaban mal cuidados y se prometía reforzarlos,
para que no pudiesenentrar los ladrones.
El 6 de septiembre, hasta el señor Delviniotis había perdido todaesperanza. Mateo
Mantoux lo supo y se apresuró a escribir «a la señoritale Tas, en casa de la señora
Chermidy, calle del Circo, París».
El mismo día, el señor Le Bris escribía al señor de La Tour de Embleuse:
«Señor duque: No me atrevo a llamarle a su lado. Cuando ustedreciba esta carta, ya
habrá dejado de existir. Cuide y consuele ala señora duquesa.»
XI
LA VIUDA CHERMIDY
La carta de Mantoux y la promesa formal de la muerte de Germana llegaronel 12 de
septiembre a poder de la señora Chermidy.
La bella arlesiana había perdido ya las esperanzas y la paciencia. Nadiele escribía
de Corfú; no sabía noticias de su amante ni de su hijo; eldoctor, ocupado en cosas más
importantes, ni siquiera le había dado elpésame por la muerte de su marido.
Comenzaba a dudar del señor deVillanera y se comparaba a Calipso, a Medea, a la
rubia Ariadna y atodas las abandonadas de la fábula. Algunas veces se extrañaba de
verque su despecho se convertía en amor, sorprendiéndose de suspirar sintestigos y
con la mejor buena fe del mundo. El recuerdo de tres añospasados con el conde
producía en su corazón una sensación mezcla dedolor y de placer. Se reprochaba,
entre otras tonterías, el haberletenido la brida demasiado corta y el haberse hecho
tanto de desear; elno haberle saciado de dicha y el no haberle matado de ternura.
—Es culpa mía—pensaba—; lo he acostumbrado a privarse de mí. Si yohubiese
sabido apoderarme de él, me habría hecho necesaria para su vida.No hubiera tenido
que hacer más que un signo para que abandonase a sumujer, a su madre, a todo, en
fin.
Se preguntaba frecuentemente si la ausencia no la había perjudicado enel espíritu de
don Diego. Meditaba sobre la locución popular: «Ojos queno ven, corazón que no
siente». Pensaba en embarcarse para las islasJónicas, en caer como una bomba en la
casa de su amante y en apoderarsede él en una lucha heroica. Le bastaría un cuarto de
hora para reanimarel fuego mal extinguido y para reanudar una costumbre que no
estaba másque interrumpida. Se veía disputando con la anciana condesa y
 
Remove