Not a member?     Existing members login below:

Florante

Pára, musa mía, y échate
a los pies de Celia, y seas portadora de mis ayes.
Balagtás y Su Florante
LITERATURA TAGALA 1593-1886
Doctamente dice el Dr. Rizal que el Florante es la "obra de la lengua tagala en todo su apogeo y
magnificencia". Desde la conquista ciertamente venía apercibiéndose la lengua tagala para
alcanzar el florecimiento a que llegó en los tiempos de Balagtás. Ya para ganar la voluntad de
los isleños con propósitos de conquista y catequesis, ya por otros fines políticos, más tarde, es un
hecho histórico que los dialectos filipinos, principalmente el tagalo, fueron los medios de
comunicación, tal vez únicos y eficaces, entre peninsulares e isleños.
La publicación xilográfica en 1593 de la Doctrina tagalo-española demuestra que la lengua
tagala tenía especiales cualidades literarias. De Fr. Juan de Plasencia o no dicha doctrina, es cosa
averiguada que su Ave María es la que transcribe Hervás en su Origine......; la misma que admira
Chirino en el capítulo sobre Lenguas; la misma que aprovecha Fr. Luis de Amezquita en su
popular Catecismo y la misma que trompetean lippis et tonsoribus ciertos bibliógrafos y
cronistas como escrita por Sta. Ana, o por otros glosadores de Astete y de Ripalda, aunque en un
lenguaje más o menos modernizado, diría Fr. Pablo Rojo, no porque "le faltase algo, sino por la
alteración y mudanza de los tiempos, a quienes de ordinario siguen los idiomas". Chirino halló
en ella las cualidades de las lenguas Hebrea, Griega, Latina y Española. Cierta o no tal
aseveración de Chirino, pasma a los doctos que el doble Renacimiento de que habían sido
portadores los castellanos pudiera tener, desde los primeros años de la conquista, Página
44espléndida expresión literaria en tagalo, y sin rebutimiento de neologismos latinos o
castellanos. Tal era su abundancia de sinónimos y frases, decía Chirino, que, elegantísima como
es dicha Ave María, "se podría formar con semejante elegancia de otros varios modos,
guardando la misma significación y sentido".
Desde 1602, año de la primera impresión tipográfica en las islas de Las Excelencias del Rosario
en tagalo de Fr. Francisco Blancas de San José, los que pasan por incunables filipinos (1602-
1640) vienen escritos en su mayoría en tagalo. Postrimerías (1605), Memorial de la Vida
Cristiana (1605), Librong Pinagpapalamnan ... (1608?), Arte y Reglas de la Lengua Tagala
(1610), todos de Fr. Blancas de San José; Librong ang Pan~galan ... (1610) de Fr. Gerónimo
Monte; Vocabulario de Lengua Tagala (1613) de Fr. Pedro de San Buenaventura; Enchiridion
de la Conciencia (1617) de Fr. Miguel de Talavera; Explicación de la Doctrina Cristiana en
Lengua Tagala (1628) de Fr. Alonso de Sta. Ana; Confesionario en Lengua Tagala (1636) de Fr.
Pedro de Herrera; el Belarmino (1637) en tagalo de Fr. José de Sta. María; Pan~gan~gadyí na
Pinagcasondo ... (1637), obra conjunta de toda una asamblea magna de religiosos de todas las
órdenes y clérigos, los mejores hablistas de la época, presidida por el Arzobispo Miguel García
Serrano; Ang Pagcadapat ... (1639) de Fr. Pedro de Herrera, tales son las obras, voluminosas las
más de ellas, de fecha conocida, de que da testimonio la Bibliografía filipina. Las de fecha
 
Remove