Not a member?     Existing members login below:

Filosofía Fundamental, Tomo III

al mismo tiempo que con cumplida lealtad, examinarébrevemente los fundamentos de la obra en
que mas se complace el autor,lisonjeándose de haber dado á su doctrina el mayor grado de
claridad ycerteza: el Tratado de las sensaciones.{9}
CAPÍTULO II.
LA ESTATUA DE CONDILLAC.
[5.] Supone Condillac una estatua á la cual anima sucesivamente,concediéndole un sentido
despues de otro; y comenzando por el olfatodice: «Los conocimientos de nuestra estatua,
limitada al sentido delolfato, no pueden extenderse sino á los olores: no puede tener ideas
deextension, ni de figura, ni de nada que esté fuera de ella, ni otrassensaciones como el color, el
sonido, el sabor.» (Cap. 1). Si á laestatua no se le concede, como la hipótesis lo exige, ninguna
actividad,ninguna facultad, excepto la de sentir el olor, es cierto que no podrátener ninguna otra
idea, ni sensacion; y aun se puede añadir, que lasensacion del olor no será para ella ninguna idea.
«Si le presentamos una rosa, continúa Condillac, será para nosotros unaestatua que siente una
rosa; mas para sí misma, solo será el mismo olorde la rosa. Será pues olor de rosa, de clavel, de
jazmin, de violeta,segun los objetos que obrarán sobre su órgano; en una palabra; losolores con
respecto á ella, no son mas que sus modificaciones propias ómaneras de ser, y no podria creerse
otra cosa, siendo estas las únicassensaciones de que es susceptible.»{10}
[6.] Si bien se observa, ya en los primeros pasos, se hace dar á laestatua un gran salto. A vueltas
de la aparente simplicidad del fenómenosensible, se introduce ya uno de los actos que suponen el
entendimientomuy desarrollado: la reflexion. Ya la estatua se cree algo, se creeolor; ya se le
atribuye pues la conciencia del yo, comparativamente ála impresion que recibe; ya se le hace
emitir una especie de juicio, enque afirma la identidad del yo con la sensacion. Esto es
imposible, sino hay mas que la sensacion enteramente sola. Entonces no hay ni puedehaber nada
mas que aquella impresion puramente pasiva. Es un fenómenoaislado, sobre el cual no hay
reflexion de ninguna clase; la estatua notiene otra conciencia de sí misma que esta sensacion;
pero estaconciencia no es digna de tal nombre en el órden reflexivo. La hipótesisde Condillac,
aplicada en todo rigor, no ofrece mas que un fenómeno queno puede conducir á nada; desde el
momento en que sale de la sensacionpara desenvolverla, admite en el espíritu una actividad
distinta y muydiferente de la sensacion, y arruina todo su sistema.
La estatua limitada á la sensacion del olor, no se creerá olor; estacreencia es un juicio, supone
comparacion, y nada de esto se halla en elfenómeno sensible, considerado en toda su pureza,
como lo exige lahipótesis de Condillac. Este filósofo comienza sus investigacionesanalíticas,
introduciendo condiciones, que él mismo supone {11}eliminadas:quiere explicarlo todo, con la
sensacion sola; y desde sus primerospasos, combina esta sensacion con operaciones de un órden
diferente.
[7.] La capacidad de sentir aplicada á la impresion recibida, la llamaCondillac atencion. Si no
hay mas que una sensacion, no habrá mas queuna atencion; pero si las sensaciones se suceden
 
Remove