Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Filipinas Dentro de Cien Años (Estudio Político-Social)

IV.
La historia no registra en sus anales ninguna dominaciónduradera ejercida por un pueblo sobre
otro, de razas diferentes, deusos y costumbres extrañas, y de ideales opuestos ódivergentes.
Uno de los dos ha tenido que ceder y sucumbir; ó elextranjero fué arrojado como les sucedió á
loscartagineses, los árabes y los franceses en España,ó el pueblo indígena tuvo que sucumbir,
óretirarse como fué el caso de los habitantes del nuevoContinente, de Australia, Nueva Zelanda,
etc.
Una de las más largas dominaciones fué la de losárabes en España, que duró siete siglos. Pero,á
pesar de vivir el pueblo conquistador en medio delpaís conquistado; á pesar del fraccionamiento
de lospequeños estados de la Península que surgíanpoco á poco, como pequeñas islas en medio
de la graninundación sarracena; á pesar del espíritucaballeresco, de la bizarría y de la tolerancia
religiosa delos califas, fueron echados al fin tras de sangrientas y tenacesluchas que formaron la
Patria española y crearon laEspaña de los siglos XV y XVI.
Es contra todas las leyes naturales y morales la existencia deun cuerpo extraño dentro de otro
dotado de fuerza yactividad. La ciencia nos enseña, ó que se asimila,destruye el organismo, se
elimina ó se enquista.
El enquistamiento de un pueblo conquistador es imposible, todavez que significa aislamiento
completo, inercia absoluta, adinamiadel elemento vencedor. El enquistamiento significa aquí
latumba del invasor extranjero.
Pues bien: aplicando estas consideraciones á Filipinas,tenemos por fuerza que concluir, como
deducción de todo loque venimos diciendo, que si no se asimila su poblacióná la patria española,
si los dominadores no seapropian el espíritu de sus habitantes, si leyes equitativasy reformas
francas y liberales no les hacen olvidar á losunos y á los otros de que son de razas diferentes, ósi
ambos pueblos no se funden para constituir una masa social ypolíticamente homogénea que no
esté trabajadapor opuestas tendencias y antagónicos pensamientos éintereses, las Filipinas se han
de declarar un día fatalé infaliblemente independientes. Contra esta ley del destinono podrán
oponerse ni el patriotismo español, ni elclamoreo de todos los tiranuelos de Ultramar, ni el amor
áEspaña de todos los filipinos, ni el dudoso porvenir de ladesmembración y las luchas intestinas
de las islas entresí. La necesidad es la divinidad más fuerte que elmundo conoce, y la necesidad
es el resultado de las leyesfísicas puestas en movimiento por las fuerzas morales.
Dijimos, y la estadística lo prueba, que es imposibledestruir la raza filipina. Y aun cuando fuese
posible,¿qué interés tendría España enla destrucción de los habitantes de un suelo que ella
nopuede poblar ni cultivar, cuyo clima le es hasta cierto puntofunesto? ¿De qué le servirían las
Filipinassin los filipinos? Sí, precisamente, dado su sistema decolonización y el carácter
transitorio de lospeninsulares que pasan á Ultramar, una colonia le es tantomás útil y productiva
cuanto más habitantes yriquezas posee. Además, que para destruir á los seismillones de malayos,
aun suponiéndoles que están enla infancia y que nunca han de aprender á luchar ydefenderse, se
necesita cuando menos que España sacrifiqueuna cuarta parte de su población. Esto se lo
recordamosá los partidarios de la explotación colonial. Peronada de esto puede suceder. Lo
 
Remove