Not a member?     Existing members login below:

Facundo

Todo esto significa que el Facundo subsiste en cuanto es un libro deintuición racial
de emoción literaria. Lo que hubo en él de polémica, hapasado con su ocasión; lo que
hubo en él de historia, ha sidorectificado por su autor y por la ciencia; lo que hubo en
él de«sociología», está siendo rectificado por la vida misma de nuestro país.En
cambio, con qué vigor se levanta de entre esa hojarasca de pasiones oideas el fuerte
soplo emocional de la «epopeya»; cómo germina lasimiente del «mito» entre el polvo
ya helado de sus hechos perecederos;cómo se siente resonar en sus páginas las
caballerías pampeanas—columnaconquistadora, malón indígena, falange libertadora o
montonerarebelde—cuando pasan acordando su trote nocturno al ímpetu de esa
prosaarrolladora. Esto es, en verdad, el génesis de la Pampa...
A las intuiciones de su autor como artista debió este libro su éxitoextraordinario
desde el día de su aparición. Cuenta Sarmiento cómo donPedro de Angelis, cortesano
de Rosas, mostrábalo furtivamente el volumena sus íntimos—«con la cautelosa
precaución del peligro de los Seyanosen la corte de Tiberio»—, diciéndoles: «Esto se
mueve, es la Pampa; elpasto hace ondas agitado por el aire; se siente el olor de las
yerbasamargas...»[16]. Por eso lo tradujeron a diversos idiomas, para dar aotras gentes
la visión de nuestra vida pampeana y mostrar en la raíz deldesierto el germen de
nuestras luchas. Por eso se han desprendido{24} delvolumen, como páginas de
antología popular, las siluetas del Rastreador,del Baqueano, del Gaucho malo y del
caudillo silvestre, de las cualesSarmiento dice que han quedado como la introducción
de Volney a las«Ruinas de Palmira»... Sarmiento admiraba, en efecto, a Volney, y
acasono fué del todo extraña esa obra, lo mismo que la de Walter Scott,Víctor Hugo,
Fenimore Cooper y Chateaubriand, a la formación de susgustos como narrador. Pero
su mérito no consiste en parecerse a susmaestros, sino en ser diferente de ellos. Los
epígrafes que precedencada capítulo en el Facundo, podrían ser también indicio de
suslecturas: Humboldt y Lamartine alternan con citas de Shakespeare enfrancés... Tal
cosa muestra lo abigarrado de su cultura; pero quizá poreso mismo toda esa varia
literatura le sirvió de abono para que laplanta indígena del pensamiento genial pudiera
crecer más lozana. Estono nació de siembra ni de injerto, sino de misteriosa
germinaciónnatural, como las seculares selvas del trópico.
Ricardo Rojas.
{25} del
PARTE PRIMERA
CAPÍTULO PRIMERO
ASPECTO FÍSICO DE LA REPÚBLICA ARGENTINA, Y CARACTERES, HÁBITOS E IDEAS QUE
ENGENDRA
 
 
 
 
 
Remove