Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Expedición de Catalanes y Argoneses al Oriente

Rodriguez.
Hasta aquí JIMENO. A cuyas noticias, si no temiéramos alargar demasiadoesta prefacion, pudiéramos
añadir otras y varios elogios de nuestroAutor, que pueden verse en la Biblioteca Valentina del citado M.
FrayJoseph Rodriguez; sin embargo no podemos dejar de admirar, que ni estosdos eruditos, ni Nicolás
Antonio, que en su Biblioteca Española apenasdeja de dar á cada obra y Autor el merecido elogio no le
hiciesen de lasdel nuestro con la debida puntualidad; acaso porque no lograrianleerlas, por ser tan raras. La
que ahora vuelve á salir á luz, merececon razon el elogio que le dá el Marqués de Mondéjar en la carta á
laDuquesa de Averio, en que hace juicio de los más principalesHistoriadores de España, impresa por Don
Gregorio Mayans al fin de lasAdvertencias de Mondéjar á Mariana, §. XIX. P. 114 llamándola
cultísimolibro. A la verdad yo no hallo ninguno, que en su género le hagaventaja; aunque entre en su
número el de la Guerra de Granada de D.DIEGO DE MENDOZA; porque si se consideran las prendas que
deben adornaruna historia, en ambas se hallan en sumo grado; si la elegancia y purezade estilo, en que
algunos dan el primer lugar á MENDOZA entre losEscritores Españoles, no es inferior en esto
MONCADA; antes bien meparece el de este mas dulce y sin mezcla de afectacion alguna. De suerteque el
primero parece haberse propuesto imitar á Salustio y Tacito; yasí unas veces ama la oscuridad, y otras deja
dislocadas y sin sentidolas clausulas; sino es que esto sea mas bien vicio de los Codices quedel Autor; pero
MONCADA imitando á Julio César en la pluma, como lohabia hecho con la espada, es tan puro y elegante
como él; porquenuestra lengua como hija de la Latina es capaz de admitir todos susprimores; y no le es
inferior en la ciencia militar, y en los consejospolíticos que á menudo mezcla con oportunidad.
En el Prólogo al Lector, que preceda á la primera edicion, advierte elimpresor, que por ausencia del Autor
se habian cometido algunosdefectos, que solo su presencia podia haber remediado; en esta se haprocurado
enmendarlos en lo posible, sin faltar á la exactitud ycircunspecion, con que debe procederse en los trabajos
ajenos.
LIBRO PRIMERO.
PROEMIO.
Mi intento es escribir la memorable Expedicion y Jornada, que losCatalanes y Aragoneses hicieron á las
Provincias de Levante, cuando sufortuna y valor andaban compitiendo en el aumento de su poder
yestimacion, llamados por Andronico Paleologo Emperador de Griegos, ensocorro y defensa de su imperio
y casa. Favorecidos y estimados en tantoque las armas de los Turcos le tuvieron casi oprimido, y temió
superdicion y ruina; pero despues que por el esfuerzo de los nuestrosquedó libre de ellas, mal tratados y
perseguidos con gran crueldad yfiereza bárbara; de que nació la obligacion natural de mirar por sudefensa y
conservacion, y la causa de volver sus fuerzas invenciblescontra los mismos Griegos, y su Príncipe
Andronico; las cuales fuerontan formidables, que causaron temor y asombro á los mayores Príncipes
deAsia y Europa, perdicion y total ruina á muchas naciones y Provincias, yadmiracion á todo el mundo.
Obra será esta, aunque pequeña por eldescuido de los antiguos, largos en hazañas, cortos en
escribirlas,llena de varios y estraños casos, de guerras continuas en regionesremotas y apartadas con varios
Pueblos y gentes belicosas, desangrientas batallas y victorias no esperadas, de peligrosas
conquistasacabadas con dichoso fin por tan pocos y divididos Catalanes yAragoneses, que al principio
fueron burla de aquellas Naciones, ydespues instrumento de los grandes castigos que Dios hizo en
ellas.Vencidos los Turcos en el primer aumento de su grandeza Othomana,desposeidos de grandes y ricas
Provincias de la Asia menor, y á vivafuerza y rigor de nuestras espadas encerrados en lo mas áspero
ydesierto de los montes de Armenia. Después vueltas las armas contra losGriegos, en cuyo favor pasaron,
por librarse de una afrentosa muerte, yvengar agravios que no se pudieran disimular sin gran mengua de
suestimacion y afrenta de su nombre. Ganados por fuerza muchos Pueblos yCiudades, desbaratados y rotos
poderosos ejércitos, vencidos y muertosen campo Reyes y Príncipes, grandes Provincias destruidas y
desiertas,muertos, cautivos, ó desterrados sus moradores; venganzas merecidas masque licitas. Thracia,
Macedonia, Tesalia, y Beocia penetradas y pisada ápesar de todos los Príncipes y fuerzas del Oriente, y
últimamente muertoá sus manos el Duque de Athenas con toda la nobleza de sus vasallos, yde los socorros
de Franceses y Griegos ocupado su estado, y en élfundado un nuevo señorío. En todos estos sucesos no
faltaron traiciones,crueldades, robos, violencias, y sediciones, pestilencia comun, no solode un ejército
colecticio y débil por el corto poder de la supremacabeza, pero de grandes y poderosas Monarquias. Si
como vencieron losCatalanes á sus enemigos, vencieran su ambicion y codicia, no excediendolos límites de
lo justo, y se conservarán unidos, dilataran sus armashasta los últimos fines del Oriente, y viera Palestina y
Remove