Not a member?     Existing members login below:

Espasmo

confirmadas por el hecho, expresado larealidad, si ella hubiera
cedido al amor de Vérod: entonces elescéptico, el negador, el
blasfemador hubiera tenido razón; la fe en quela creyente se
sostenía contra él se había reducido como él queríareducirla, a
una mentira, a una hipocresía.
Ferpierre se repetía a sí mismo que el suicidio, en tales
condiciones,no era solamente posible, sino hasta casi necesario.
Ya por otrasrazones había reconocido su verosimilitud en una
naturaleza melancólicay contemplativa como aquélla, en una
alma habituada a mirar asiduamentedentro de sí misma, a
estudiar sin miedo, y más bien con una especie decomplacencia
los problemas de la vida. Y a la luz de estas deduccioneshallaba
nuevos indicios en las últimas notas del diario, allí mismodonde
por la mañana el juez de paz había buscado, sin encontrar,
laconfesión de la muerte voluntaria. La desgraciada no
confesaba que semataba; pero el significado de las últimas
palabras parecía en esemomento más claro a Ferpierre:
«Es preciso que la fe sea muy robusta y busque y halle un
modo deafirmarse contra la duda triunfante...
»La mayor tristeza consiste en tener que renunciar a la
esperanza.
»La última esperanza...»
«...Al dilema pavoroso: vivir pecando, o...»
Estas eran las últimas palabras. ¿No debía completarse la frase
de estamanera: «o morir para evitar el pecado?»
V
DUELO
 
Remove