Not a member?     Existing members login below:

En Viaje (1881-1882)

de la América española. Puedo hoy asegurarque las molestias y
sufrimientos del viaje han sido compensados conusura por los
admirables panoramas que me ha sido dado contemplar,
asícomo por los puros goces intelectuales que he encontrado en
el seno desociedades cultas e ilustradas, a las que el aislamiento
material a quelas condena la naturaleza del suelo que habitan,
las impulsa a aplicartoda su actividad al levantamiento del
espíritu.
He procurado contar y contar ligeramente; pienso que un libro
de viajesdebe marchar con paso igual y suelto, sin bagajes
pesados, con buenhumor para contrarrestar las inevitables
molestias de la travesía, concultura, porque se trata de hablar de
aquéllos que nos dieronhospitalidad, y, sobre todo, sin más luz
fija, sin más guía que laverdad. Cuando la pintura exacta de
ciertas cosas me ha sido imposiblepor altísimas consideraciones
que tocan a la delicadeza, he preferidoomitir los hechos antes
que arreglarlos a las exigencias de misituación. Rara vez se me
ha ofrecido ese caso; por el contrario, hasido con vivo placer
cómo he llenado estas páginas que me recordaránsiempre una
época que por tantos motivos ha determinado una
transicióndefinitiva de mi vida.
En esta reedición, única que se ha hecho desde la publicación
de Enviaje, en 1883, se ha suprimido bastante en los primeros
capítulos, delos que sólo se han conservado algunos contornos
trazados al pasar, que,como los de Gambetta, Gladstone y
Renán, pueden interesar aún. El autorno ha agregado una sola
palabra a su primera redacción. El lectorpodrá ver así si el
tiempo ha sancionado o corregido los juicios que loshombres y
las cosas de aquel tiempo y en aquella parte de
Américasugirieron al autor.
Remove