Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

En Viaje (1881-1882)

abandonó las letras por la política, y cambió lalucha activa por
el reposo diplomático. Aquel bello talento seesterilizó por
completo.
Se me viene a la memoria un incidente verdaderamente gráfico
en la vidade Prevost-Paradol. Un día, un amigo le decía: «¿Por
qué no escribeusted la historia de las ideas parlamentarias? Hay
ahí un librointeresante y digno de tentar su talento. Y él
respondió: Qué feliz esusted de creer todavía en los libros, en las
frases, y de encariñarsecon todos esos juguetes inútiles que
sirven de pasatiempo a losdesocupados!... Y añadió: Sólo el
poder es verdadero. Conducir a loshombres, dirigir sus destinos,
llevarlos a la grandeza por caminos queno se les indica, preparar
los acontecimientos, dominar a los hechos,forzar a la fortuna a
obedecer, he ahí el objetivo que es preciso tenery que sólo
alcanzan las voluntades fuertes y las inteligenciaselevadas!»
Se me figura que el diplomático Cané más de una vez pensará
conmelancolía en esas palabras. Si es cierto que el epicureísmo
le hahecho desertar de la lucha ardiente, se ha vengado de tal
cobardía moralahogándolo en ese fastidio que eternamente pone
de manifiesto el autorde En viaje. Aún es tiempo, sin embargo,
de que reaccione; y si la vozaislada de un extraño pudiera servir
de suficiente profecía, que no laconsidere como viniendo de una
Casandra de aldea, sino que trate de nojustificar aquel verso
famoso:
L'armure qu'il portait n'allait pas a sa
taille.
Elle était bonne au plus pour un jour de
bataille
Et ce jour-là fut court comme une nuit
d'été.
Remove