Not a member?     Existing members login below:

Electra

DON URBANO (pasando también a la derecha). En ello
pensamos noche ydía.
MARQUÉS. Admirable, admirable. (Se levanta.)
EVARISTA (a Cuesta, que también pasa a la derecha). Y
ahora, Leonardo,¿qué hacemos?
CUESTA (sentándose al lado de Evarista, propone a la señora
nuevasoperaciones). Nos limitaremos por hoy a emplear[22]
alguna cantidad endobles...
PANTOJA (en pie a la izquierda de Evarista). O a prima...[23]
MARQUÉS (paseando por la escena con Don Urbano). Me
permitirá usted,querido Urbano, que proclamando a gritos los
méritos de su esposa, noeche en saco roto los míos, los nuestros:
hablo por mi mujer y por mí.Virginia ya lleva dado a Las
Esclavas[24] un tercio de nuestra fortuna.
DON URBANO. De las más saneadas de Andalucía.[25]
MARQUÉS. Y en nuestro testamento se lo dejamos todo, menos
la parte quedestinamos a ciertas obligaciones y a la parentela
pobre...
DON URBANO. Muy bien... Pero, según mis noticias, no estuvo
usted muyconforme, años ha, con que Virginia tuviera piedad
tan dispendiosa.[19]
MARQUÉS. Es cierto. Pero al fin me catequizó. Suyo soy en
cuerpo y alma.Me ha convertido, me ha regenerado.
DON URBANO. Como a mí mi Evarista.
MARQUÉS. Por conservar la paz del matrimonio, empecé a
contemporizar, aceder, y cediendo y contemporizando, he
llegado a esta situación. No mepesa, no. Hoy vivo en una
placidez beatífica, curado de mis antiguasmañas. He llegado a
 
 
 
 
 
Remove