Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

El Tesoro Misterioso

—Del siguiente modo—replicó.—El autor del secreto decide lo quequiere dejar
registrado, y entonces arregla las treinta y dos cartas enel orden que desea. Después
escribe las primeras treinta y dos letras desu registro, recuerdo, o lo que sea, en el
anverso o reverso de lastreinta y dos cartas, una letra en cada una consecutivamente,
empezandopor la primera columna, y siguiendo luego por las columnas segunda
ytercera, por su orden, hasta que pone la última letra de la cifra. Sesuelen también
colocar en el lugar de los espacios ciertas letras, yalgunas veces el enigma se hace
todavía más difícil de descifrar para elque por casualidad encuentra las cartas, cuando
se las baraja de unamanera especialmente arreglada al llegar a la mitad de lo que se
estáescribiendo.
—¡Muy ingenioso!—observé, completamente confundido por laextraordinaria
complicación del secreto de Burton Blair.—¡Y, sinembargo, las letras están escritas
con tanta claridad!
—Así es—rió el profesor.—A simple vista parece el más sencillo detodos los
métodos de cifras, y, no obstante, es completamenteininteligible, salvo que se conozca
la fórmula exacta en que estáescrita. Cuando se consigue eso, la solución es fácil. Se
arreglan lascartas en el orden que estuvieron cuando fueron escritas, y tomando
unaletra de cada carta sucesiva, se deletrea el enigma, leyendo hasta abajouna
columna tras otra y pasando por alto las letras colocadas en ellugar de los espacios.
—¡Ah!—exclamé ansiosamente.—¡Cuánto deseo conocer la clave!
—¿Entonces es un secreto muy importante?—preguntó Bayle.
—Sumamente importante—respondí.—Es un asunto reservado que ha sidopuesto
en mis manos, y que estoy obligado a resolver.
—Me temo que nunca pueda conseguirlo, salvo que exista la clave, comoya le he
dicho. Es demasiado difícil para que yo trate de hacerlo. Lascomplicaciones, que
parecen de construcción tan sencilla, protegeneficazmente el secreto de toda solución
posible y lo garanten decualquier peligro. Por lo tanto, todos los esfuerzos que se
hagan paradescifrarlo sin conocer el orden en que estuvieron las cartas,
seránecesariamente inútil.
Volvió a colocarlas dentro del sobre y me las entregó, sintiendo nopoderme ayudar
en nada.
—Podrá intentar descifrarlo todos los días durante años yaños—declaró,—y no
conseguirá aproximarse a la verdadera solución.Está demasiado bien protegido para
poderlo resolver por casualidad, yes, en verdad, la cifra más ingeniosa y segura que
haya ideado elingenio de un hombre.
Remove