Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

El Prisionero de Zenda

X.—Amores por cuenta ajena
XI.—Caza mayor
XII.—Un anzuelo bien cebado
XIII.—Nueva escala de Jacob
XIV.—Rondando el castillo
XV.—Tentación
XVI.—Un plan desesperado
XVII.—A media noche
XVIII.—Golpe de mano
XIX.—Cara a cara en el bosque
XX.—El prisionero y el Rey
XXI.—¡Hay algo más que amor!
XXII.—Presente, pasado ¿y futuro?
I
LOS RASÉNDIL, Y DOS PALABRAS ACERCA DE LOS ELSBERG
—¡Pero cuándo llegará el día que hagas algo de
provecho,Rodolfo!—exclamó la mujer de mi hermano.
—Mi querida Rosa—repliqué, soltando la cucharilla de que
me servíapara despachar un huevo,—¿de dónde sacas tú que yo
deba hacer cosaalguna, sea o no de provecho? Mi situación es
desahogada; poseo unarenta casi suficiente para mis gastos
(porque sabido es que nadieconsidera la renta propia como del
todo suficiente); gozo de unaposición social envidiable:
hermano de lord Burlesdón y cuñado de laencantadora Condesa,
su esposa. ¿No te parece bastante?
—Veintinueve años tienes, y no has hecho más que...
 
 
Remove