Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

El Pintor de Salzburgo

identidad que siempre puede reconocerse.Es evidentemente en
virtud de una ficción muy inverosímil y de unaalucinación muy
amplia, que nosotros atribuimos a los animales
nuestrascostumbres y nuestras pasiones, y, sin embargo, La
Fontaine es más ricoél solo en tipos de una sorprendente
realidad que todos los demáspoetas juntos. Las gentes sensatas
no creen en el diablo ni en lasbrujas, y todo el mundo conviene,
sin embargo, en que Fausto yMefistófeles son tipos admirables.
En mi opinión, pues, sólo el genio es capaz de inventar tipos, y
laimitación más hábil no conseguirá apropiárselos. La
contraprueba de untipo se hace ella misma traición por los
esfuerzos que hace parasustraerse a la comparación, y sus
esfuerzos son tanto más torpes, porcuanto no pueden producir
nada verosímil alterando una naturalezaverdadera. Vale más
encerrarse entonces en las atribuciones modestas deltraductor y
del copista, destino literario que no tiene en sí
nadaabsolutamente de humillante, porque hay cien mil copistas
por cadainventor. Una traducción espiritual, una imitación bien
hecha, unarreglo hábil, aunque no sean obras de genio, no dejan
de ser obras debuen gusto y de talento; y después, si no satisface
este lote, que es elpatrimonio de todos los hombres distinguidos,
si se encuentran estrechaslas filas sobre las cuales se elevan
unos pocos genios dotados del másraro de los privilegios, si se
está provisto de una de esas presuncionesrobustas que
consideran usurpadas todas las glorias cuyas alturas nologran
alcanzar, hay un recurso aún, ejemplo Aristóteles, La Harpe
yMarmontel; se puede clamar contra la barbarie y la estupidez al
bordedel camino de los triunfadores; y queda aún el medio de
refugiarse, comoAquiles, en su tienda, en los honores de la
Academia: esto es un granconsuelo.
Remove