Not a member? Join for FREE here. Existing members login below:

El Paraiso de las Mujeres (Novela)

El paraiso de las mujeres Novela
EL PARAÍSO DE LAS MUJERES
VICENTE BLASCO IBAÑEZ
EL PARAÍSO
DE LAS
MUJERES
(NOVELA)
Copyright 1922.
AL LECTOR
Considero necesario dar una explicación sobre el origen de este libro.
Una casa editorial cinematográfica de los Estados Unidos me pidió haceun año una novela para
convertirla en
film
, recomendándome que fuesemuy «interesante» y se despegase por completo de los convencionalismos
yrutinas que hasta ahora vienen observándose en las historias presentadaspor medio del cinematógrafo.
Yo admiro el arte cinematográfico—llamado con razón el «séptimoarte»—, por ser un producto legítimo y
noble de nuestra época. Comotodo progreso, ha encontrado numerosos enemigos, que fingendespreciarlo;
especialmente entre los escritores faltos de lascondiciones necesarias para servir á este arte, aunque lo
deseasen. Lallamada República de las Letras es un estado conservador y misógeno, quese subleva
instintivamente ante toda novedad y la repele con sarcasmosque cree aristocráticos.
Cuando se inventó la imprenta, una gran parte de los literatos deentonces también la consideraron como
algo populachero y ordinario, quenunca podría gustar á los espíritus escogidos. Fué preciso el transcursode
algunas decenas de años para que todos se convenciesen de que ellibro impreso, aunque menos hermoso
que el códice escrito á mano y conletras capitulares artísticamente iluminadas, servía mejor á la difusiónde
las ideas y al mejoramiento intelectual de la humanidad.
Dentro de un siglo las gentes se asombrarán tal vez al enterarse de quehubo escritores que presenciaron el
nacimiento de la cinematografía y nohicieron caso de ella, apreciándola como una diversión pueril y
frívola,buena únicamente para el vulgo ignorante.
Conozco todas las objeciones contra el cinematógrafo y su crecientedifusión. Son las mismas que todavía á
estas horas formulan algunasdevotas, en el fondo de las provincias, contra la novela y contra elteatro,
creyéndolos la perdición de la humanidad y la causa de todas lasinmoralidades existentes.
Si la cinematografía no hubiese de dar en el curso de su desarrollootras cosas que el sainete grotesco é
inverosímil que hace reir conpayasadas de
clown
, ó las historias de ladrones y detectives, yoabominaría de ella, como lo hacen muchos. Pero el nuevo
arte estátodavía en los primeros vagidos de su infancia; no tiene más allá deveinticinco años de
Remove