Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

El Origen del Pensamiento

—¡Qué situación, si pudiera llevarse al teatro!—exclamó el bardo convoz sepulcral,
saliendo de su abstracción poética.
—Pero, hombre, ¿la quiere usted más dentro del teatro todavía?—dijoRomadonga
sacudiendo la cabeza desesperadamente.
XV
Mientras una cruel pulmonía postraba en el lecho a Mario, su nombrecorría por la
prensa periódica, era objeto de apasionadas discusiones.El fallo del jurado, en lo que a
él se refería, fue condenado comoinjusto por varios críticos. Otros lo sostuvieron, o
por convicción opor amistad hacia los jurados, o por envidia al nuevo artista.
Riverahabía quedado casi tan estupefacto como Mario y casi tan acobardado.Temía
que su cariño le hubiese ofuscado. Pero cuando vio la luchaempeñada lanzose
intrépidamente a ella. Y la pluma del viejo periodista,tanto tiempo colgada, nada
había perdido de su destreza y proverbialcausticidad; vibraba a impulso de la
indignación con tal donaire ydesenfado que puso inmediatamente de su lado al
público indiferente. Alpropio tiempo, como poseía y sabía tocar la cuerda del
sentimiento, sacómucho partido de la enfermedad de su amigo, víctima de su arrojo
heroicoen los momentos mismos en que lo era de una miserable injusticia.
De tal modo que cuando el joven escultor se levantó de la cama gozaba demayor
reputación y gloria que si le hubiesen dado la medalla de honor.Por esta vez la envidia
había errado el golpe. La primer noche que sepresentó en el café, sus amigos se
pusieron en pie y palmotearonbriosamente. Los demás asistentes siguieron el ejemplo:
se le hizo unaruidosa ovación, de la cual dieron cuenta al día siguiente losperiódicos.
—El arte es la apoteosis de la inutilidad—vertió sentenciosamenteMoreno al oído
de don Pantaleón, ya que se hubo calmado elentusiasmo.—Cuando los objetos útiles
dejan de serlo, pasan a lacategoría de artísticos. Un ánfora antes servía para contener
agua ovino. Hoy es objeto decorativo sobre las chimeneas o sobre columnas.Éstas, a
su vez, antes servían para sostener los techos; hoy adornan losrincones de los
gabinetes.
El ingenioso Sánchez se mostró profundamente interesado por estasobservaciones
luminosas. Cerró sus grandes ojos apagados en señal deasentimiento y meditó.
—Se ha observado—prosiguió Moreno—que los países donde se hallan
másdesarrolladas las tendencias artísticas son los que dan mayorcontingente a los
manicomios. Y es porque el arte es ante todo un juegoestéril de la imaginación. El
arte, lo mismo que el misticismo,concluyen por alterar nuestro desenvolvimiento
orgánico. En mi concepto,lo mismo uno que otro deben ser rechazados como
tendencias morbosas.
 
Remove