Not a member?     Existing members login below:

El Mar

tradición y es objeto de sabrosasleyendas, pero leyendas verdad.
Dos generaciones bastan para que un farotome carta de
antigüedad y se convierta en sagrada su
memoria.Frecuentemente dirá la madre á la joven: «Este salvó á
tu abuelo, y sinél no hubieras venido al mundo.»
¡Cuántas visitas le hace la intranquila esposa que aguarda la
vuelta desu marido! Al anochecer, y también á media noche, la
hallaréis allísentada, aguardando y pidiendo que la bienhechora
luz que brilla en loalto traiga al ausente, lo conduzca á puerto
con seguridad.
Con justicia, los antiguos honraban el altar de los dioses
salvadoresdel hombre en sus piedras sagradas. Para el corazón
atribulado quetiembla y espera, los tiempos no han variado, y en
medio de laobscuridad de la noche, la que llora y ruega ve en el
faro el altar y elmismo Dios.
LIBRO SEGUNDO
G É N E S I S D E L M A R
I
Fecundidad.
La velada de San Juan (del 24 al 25 de junio), cinco minutos
después dehaber dado la media noche ábrese la gran pesca del
arenque en los maresdel Norte. Luces fosforescentes ondulan ó
bailan sobre las ondas; «sonlos relámpagos del arenque,» la
señal consagrada que parte de todaslas embarcaciones. Acaba de
subir un mundo de seres vivientes de lasprofundidades á la
 
Remove