Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

El Mar

sangres; un ser queposee todo esto, ¿es seguro que sea una cosa,
un elemento inorgánico?
He aquí un gran reloj, una gran máquina á vapor que imita
exactamente elmovimiento de las fuerzas vitales. ¿Es esto un
juego de la Naturaleza?¿O bien debemos creer que existe en
esas masas una mezcla deanimalidad?
Un hecho enorme, que establece, si bien secundariamente y
sólo deperfil, es que lo infinito que se sustenta del mar, los miles
demillones de seres que hace y deshace incesantemente,
absorben la lechede la vida, la espuma mezclada con sus aguas,
quitándoles sus diversassales que los constituyen á ellos y á sus
conchas, etc., etc. Por estemedio truecan el agua en desalada y
más ligera, si bien movible ycorriente. En los poderosos
laboratorios de organización animal, talescomo el del mar de las
Indias y el del mar de Coral, esa fuerza, menosvisible en otros
sitios, se aparece como es: inmensa.
«Cada uno de esos imperceptibles—dice Maury,—cambia el
equilibrio delOcéano; todos le armonizan y son sus
compensadores.»—¿Con esto estádicho todo? ¿Acaso no serían
esos motores esenciales los que han creadolas grandes corrientes
y puesto en movimiento la máquina? ¿Quién sabe siese circulus
vital de la animalidad marina no es la rueda motora detodo el
circulus físico; si el mar animalizado no da la oscilacióneterna al
mar animalizable, por organizar aún, si bien sólo aguarda
laocasión de serlo fermentando de vida cercana?
VI
Las tempestades.
 
Remove