Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

El Mar

una pendienteinvencible. Mientras le es posible, explica los
efectos mecánica,físicamente (por el peso, calor, densidad, etc.).
Mas, esto no basta. Enciertos casos añade tal ó cual atracción
molecular ó acción magnética.Tampoco es bastante esto.
Entonces recurre francamente á las leyesfisiológicas que
gobiernan la vida, dando al mar pulso, arterias yhasta corazón.
¿Esto por mera fórmula de lenguaje, ú obra así poremplear un
símil? No por cierto. Tiene (y ahí está el genio del autor),tiene
en sí un sentimiento imperioso, invencible de la personalidad
delmar.
Este es el secreto de su poder, esto es lo que arrebató á los
hombres deciencia. Antes de él, el mar sólo constituía una cosa
á los ojos delsinnúmero de marinos que se deslizaban por sus
aguas; gracias á Maury,hoy se le considera persona: todos le
reconocen por un exaltado yformidable amigo á quien adoran y
quisieran domar.
El norteamericano está enamoradísimo del mar. Sin embargo,
á cadamomento se contiene y se para, temiendo traspasar el
límite que se hapropuesto. Al igual que Swammerdam, Bonnet y
tantos otros sabiosilustres de sentimientos religiosos, teme que,
explicando demasiado laNaturaleza, se perjudique á Dios.
Timidez no muy razonable. Cuanto másen evidencia se pone la
vida, más se demuestra el poder de la grandeAlma, adorable
unidad de los seres por la que se engendran y crean.¿Dónde
estaría el peligro si se encontraba que el mar, en su
aspiraciónconstante á la existencia orgánica, es la forma más
enérgica del eternoDeseo que en un principio evoco el globo en
que vivirnos y se reproduceconstantemente en él?
Ese mar salado como la sangre, que tiene circulación, pulso y
corazón(así llama Maury al Ecuador) donde renueva sus dos
Remove