Not a member?     Existing members login below:

El Mar

las capas externas, poco profundas. De lointerno nada se sabe.
Las más débiles criaturas, los átomos conchíferos,las medusas
microscópicas, seres flúidos que una nada
disuelve,aprovechándose de la corriente, navegan pacíficamente
bajo la tempestad.
Muy pocos llegan hasta nosotros: detiénense en Terranova,
donde la fríacorriente del polo los ataca, los aprisiona, los mata.
Terranova no esmás que el osario de esos viajeros heridos por el
frío. Los más tenues,aunque muertos, quedan flotando, mas
acaban por llover cual nevazón enel fondo del Océano,
constituyendo esos bancos de conchas microscópicasque, de
Irlanda hasta América, constituyen aquel fondo.
Maury llama á los dos ríos de agua caliente, el Indico y el
Americano,las dos vías lácteas del mar.
Semejantes en calor, color y dirección, describiendo
precisamente unamisma curva, no tienen, sin embargo, el mismo
destino. El Americanocomienza por penetrar en un mar bravío
abierto al Norte, el Atlántico,que suelta y manda contra él el
flotante ejército de hielos polares,donde gasta su calor. Al
contrario, la corriente Indica, circulandoprimeramente por las
islas, llega á un mar cerrado y más preservado delNorte,
manteniéndose por mucho tiempo el mismo, cálido, eléctrico
ycreador, y trazando sobre el globo un enorme reguero de vida.
Su centro es el apogeo de la energía terrestre en tesoros
vegetales, enmonstruos, en especias, en peces. De las corrientes
secundarias que sedesprenden de él y van al Sur, resulta todavía
Remove