Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

El Legado del Ignorantismo - Conferencia Dada el 23 de Abril de 1920 Ante la Asamblea de Maestros en Baguio

deplorable estado unas muy contadas personasde nuestra sociedad. Ahora, a medida que nuestra
educaciónindividual nos ha hecho comprender lo que es la higiene y demostrado suimportancia,
no sólo hemos mejorado nuestro estado sanitario,sino que, de pronto, se ha formado un
sentimiento colectivo igual a lasuma de los sentimientos individuales sobre la materia, y se
haconstituido una opinión pública prohigiénica. Comoesta opinión crece más de prisa que la
sanitaciónen Manila, vemos que a cada momento se censura al Buró deSanidad, llegando hasta
el punto de acusarle de que por su culpaaumentan las condiciones antihigiénicas, cuando, en
realidad, loque sube es el clamor de la opinión prohigienista, en[47]virtud del aumento de los
individuos quecomprenden la higiene y exigen la aplicación rigurosa de susleyes y principios.
[Índice]
Viene de muy lejos
Ahora se denuncian por la opinión pública deficienciashigiénicas incomparablemente menos
peligrosas que antes, peroque no las miramos de una manera relativa sino absoluta.Una
condición anti-sanitaria se denuncia en absoluto como un malintolerable; relativamente
hablando, se calmaría el tono denuestra censura si se tuviera en cuenta que semejante mal viene
demás lejos, lo sufríamos en silencio cuandoignorábamos no su existencia, sino sus
consecuenciassobre la salud, de manera que para nosotros existía en estadolatente y no la
veíamos por falta de preparación.Es idéntico a lo que ocurre cuando al pié de un posteportador
de corriente eléctrica se coloca este letrero:“Peligro de muerte.” Tal aviso deja
perfectamenteindiferente, y no le sirve para su seguridad, al individuo que no sabeleer. Quien lo
pueda leer conoce el peligro; el que no sabe leer no seaprovecha del valor higiénico del letrero.
[Índice]
Por qué crece la campaña contra la gallera
Contra la gallera ha crecido ahora una campaña que noproviene del aumento de la pasión por
esta plaga, sino de unaumento del número de sus enemigos. Nadie puede decir que haaumentado
el juego de gallo; es fácil probar que ha disminuido;el número de días permitido por la ley es
hoyinsignificante comparado con el de pocos años atrás. Sinembargo, la campaña contra el gallo
ha crecido, precisamenteporque disminuían sus partidarios. Absolutamente lo mismo ocurrecon
los juegos de cartas y las carreras de caballos.
No habría nada que decir por ese movimiento general en pro dela moralidad social, si tal actitud
de la opinión públicano tomara el sesgo equivocado y tendencioso que le quieren dar
ciertoselementos, que, de todo tiempo, han sido una rémora para lainstrucción del pueblo
filipino. Estos elementos, aprovechandola preocupación que invade la opinión de combatir
elvicio y purificar la moral pública, en [48]lugar de apoyar sencillamente este movimientoy de
sostener su vigor justificando su utilidad para el bien mismo quepersigue, emprende una
campaña política que consiste enalarmar al pueblo haciéndole creer que la inmoralidad crece,
quelos males sociales aumentan, que la vida misma nacional estápeligrando por culpa de los
 
 
Remove