Not a member?     Existing members login below:

El Criterio

abundante materiapara discurrir con profusion, formando, comosuele decirse, castillos en el aire.
Estos suelen sergrandes proyectistas y charlatanes.
Otros adolecen del defecto contrario; ven bien,pero poco; el objeto no se les ofrece sino por
unlado; si este desaparece, ya no ven nada. Estos seinclinan á ser sentenciosos y aferrados en sus
temas.Se parecen á los que no han salido nunca desu país; fuera del horizonte á que estan
acostumbrados,se imaginan que no hay mas mundo.
Un entendimiento claro, capaz y exacto, abarcael objeto entero; le mira por todos sus lados,
entodas sus relaciones con lo que le rodea. La conversaciony los escritos de estos hombres
privilegia[Pg 4]dosse distinguen por su claridad, precision y exactitud.En cada palabra encontrais
una idea, y estaidea veis que corresponde á la realidad de lascosas. Os ilustran, os convencen, os
dejan plenamentesatisfecho; decís con entero asentimiento:«si, es verdad, tiene razon.» Para
seguirlos ensus discursos no necesitais esforzaros; parece queandais por un camino llano, y que
el que habla solose ocupa de haceros notar con oportunidad los objetosque encontrais á vuestro
paso. Si explican unamateria difícil y abstrusa, tambien os ahorran muchotiempo y fatiga. El
sendero es tenebroso porqueestá en las entrañas de la tierra, pero os precedeun guia muy
práctico; llevando en la manouna antorcha que resplandece con vivísima luz.
§ IV.
La perfeccion de las profesiones depende de la perfeccioncon que se conocen los objetos de
ellas.
El perfecto conocimiento de las cosas en el órdencientífico, forma los verdaderos sabios; en
elórden práctico, para el arreglo de la conducta enlos asuntos de la vida, forma los prudentes; en
elmanejo de los negocios del estado, forma los grandespolíticos; y en todas las profesiones, es
cadacual mas ó ménos aventajado, á proporcion delmayor ó menor conocimiento de los objetos
quetrata ó maneja. Pero este conocimiento ha de serpráctico, ha de abrazar tambien los
pormenores dela ejecucion, que son pequeñas verdades, por decirloasí, de las cuales no se puede
prescindir, si sequiere lograr el objeto. Estas pequeñas verdades[Pg 5]son muchas en todas las
profesiones; bastando paraconvencerse de ello, el oir á los que se ocupanaun en los oficios mas
sencillos. ¿Cuál será pues elmejor agricultor? El que mejor conozca las calidadesde los terrenos,
climas, simientes y plantas;el que sepa cuáles son los mejores métodos é instrumentosde
labranza, y que mejor acierte en laoportunidad de emplearlos; en una palabra, elque conozca los
medios mas á propósito para hacerque la tierra produzca con poco coste, mucho,pronto y bueno.
El mejor agricultor será pues elque conozca mas verdades relativas á la prácticade su profesion.
¿Cuál es el mejor carpintero? Elque mejor conoce la naturaleza y calidades de lasmaderas, el
modo particular de trabajarlas, y elarte de disponerlas del modo mas adaptado al usoá que se
destinan. Es decir, que el mejor carpinteroserá aquel que sabe mas verdades sobre su arte.¿Cuál
será el mejor comerciante? El que mejor conozcalos géneros de su tráfico, los puntos de dondees
mas ventajoso traerlos, los medios mas á propósitopara conducirlos sin deterioro, con prestezay
baratura, los mercados mas convenientes paraexpenderlos con celeridad y ganancia: es
deciraquel que posea mas verdades sobre los objetos decomercio, el que conozca mas á fondo la
realidadde las cosas en que se ocupa.
§ V.
 
 
Remove