Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

El Comendador Mendoza - Obras Completas - Tomo VII

El Comendador Mendoza Obras Completas Tomo VII
JUAN VALERANOVELAS
El Comendador Mendoza
OBRAS COMPLETAS TOMO VII
Á LA EXCMA. SEÑORA *DOÑA IDA DE BAUER*
Nunca, estimada señora y bondadosa amiga, soñé con ser escritor popular.No me explico la causa, pero es
lo cierto que tengo y tendré siemprepocos lectores. Mi afición á escribir es, sin embargo, tan fuerte,
quepuede más que la indiferencia del público y que mis desengaños.
Varias veces me dí ya por vencido y hasta por muerto; mas apenas dejé deser escritor, cuando reviví como
tal bajo diversa forma. Primero fuípoeta lírico, luego periodista, luego crítico, luego aspiré á filósofo,luego
tuve mis intenciones y conatos de dramaturgo zarzuelero, y al cabotraté de figurar como novelista en el
largo catálogo de nuestrosautores.
Bajo esta última forma es como la gente me ha recibido menos mal; peroaun así, no las tengo todas
conmigo.
Mi musa es tan voluntariosa, que hace lo que quiere y no lo que yo lemando. De aquí proviene que, si por
dicha logro aplausos, es por faltade previsión.
Escribí mi primera novela sin caer hasta el fin en que era novela lo queescribía.
Acababa yo de leer multitud de libros devotos.
Lo poético de aquellos libros me tenía hechizado, pero no cautivo. Mifantasía se exaltó con tales lecturas,
pero mi frío corazón siguió enlibertad y mi seco espíritu se atuvo á la razón severa.
Quise entonces recoger como en un ramillete todo lo más precioso, ó loque más precioso me parecía, de
aquellas flores místicas y ascéticas, éinventé un personaje que las recogiera con fe y entusiasmo,
juzgándomeyo, por mí mismo, incapaz de tal cosa. Así brotó espontánea una novela,cuando yo distaba
tanto de querer ser novelista.
Después me he puesto adrede á componer otras, y dicen que lo he hechopeor.
Esto me ha desanimado de tal suerte, que he estado á punto de no volverá escribirlas.
Entre las pocas personas que me han dado nuevo aliento descuella V., orapor la indulgencia con que
celebra mis obrillas, ora por el valor quelos elogios de V., si prescindimos por un instante de la bondad que
losinspira, deben tener para cuantos conocen su rara discreción, sudelicado gusto y el hondo y exquisito
sentir con que percibe todo lobello.
Aunque yo no hubiese seguido de antemano la sentencia de aquel sabioalejandrino que afirmaba que sólo
las personas hermosas entendían dehermosura, V. me hubiera movido á seguirla, mostrándose luminoso y
vivoejemplo y gentil prueba de su verdad.
No extrañe V., pues, que, lleno de agradecimiento, le dedique estelibro.
Por ir dedicado á V., quisiera yo que fuese mejor que
Pepita Jiménez
,á quien V. tanto celebra; pero harto sabido es que las obras literarias,y muy en particular las de
carácter poético, sólo se dan bien enmomentos dichosos de inspiración, que los autores no renuevan á
suantojo.
Remove