Not a member?     Existing members login below:

El Cocinero de Su Majestad-Memorias del Tiempo de Felipe III

encuentro acerca de lascosas de palacio, con otros particulares
XV De lo que vieron y oyeron desde su acechadero Quevedo y elbufón del rey
XVI El confesor del rey
XVII En que empieza el segundo acto de nuestro drama
XVIII De cómo entre unos y otros no dejaron parar en toda la mañanaal cocinero de su majestad
XIX El tío Manolillo
XX De cómo el tío Manolillo hizo que doña Clara Soldevillapensase mucho y acabase por tener
celos
XXI En que continúan los trabajos del cocinero mayor
XXII De cómo en tiempo de Felipe III se conspiraba hasta en losconventos de monjas
XXIII En la hostería del Ciervo Azul, y luego en la calle
XXIV De lo que quiso hacer el cocinero de su majestad, de lo queno hizo y de lo que hizo al fin
XXV De cómo los sucesos se iban enredando hasta el punto deaturdir al inquisidor general
XXVI De lo que oyó el tío Manolillo sin que pudiera evitarlo elconfesor del rey
XXVII En que se ve que el cocinero mayor no había acabado aúnsu faena en aquel día
XXVIII De los conocimientos que hizo Juan Montiño, acompañandoá la Dorotea
XXIX De cómo Juan Montiño, con mucho susto de la Dorotea, sedió á conocer entre los cómicos
XXX De cómo hizo sus pruebas de valiente por ante la gentebrava, Juan Montiño
XXXI De cómo engañó á Dorotea para llevarla á palacio el tío Manolillo
XXXII Continúan los antecedentes
XXXIII El suplicio de Tántalo
TOMO SEGUNDO
XXXIV En que se explicará algo de lo obscuro del capítulo anterior, y se verá cómo doña Clara
encontró un pretexto para favorecer el amor de Juan Montiño, á pesar de todos los pesares
XXXV De cómo Quevedo, sin decir nada al rey, le hizo creer que le había dicho mucho
XXXVI De cómo el padre Aliaga puso de nuevo su corazón y la virtud á prueba
XXXVII De cómo el diablo iba enredando cada vez más los sucesos
XXXVIII De lo que vió y de lo que no vió el tío Manolillo siguiendo á los que seguían al cocinero mayor
XXXIX De cómo Quevedo conoció prácticamente la verdad del refrán: el que espera desespera
XL De cómo el noble bastardo se creyó presa de un sueño
XLI De cómo Quevedo se quedó á su vez sin entender al rey
XLII De cómo don Juan Téllez Girón se encontró más vivo que nunca cuando más pensaba en morir
XLIII Continúan los trabajos del cocinero mayor
XLIV Lo que se puede hacer en dos horas con mucho dinero
XLV En que el autor presenta, porque no ha podido presentarle antes, un nuevo personaje
 
 
Remove