Not a member?     Existing members login below:

Don Quijote

— Pues la del Salmantino —respondió el cura—, acompañe y acreciente elnúmero de los
condenados al corral, y la de Gil Polo se guarde como sifuera del mesmo Apolo; y pase adelante,
señor compadre, y démonos prisa,que se va haciendo tarde.
— Este libro es —dijo el barbero, abriendo otro— Los diez libros de Fortunade Amor,
compuestos por Antonio de Lofraso, poeta sardo.
— Por las órdenes que recebí —dijo el cura—, que, desde que Apolo fue Apolo,y las musas
musas, y los poetas poetas, tan gracioso ni tan disparatadolibro como ése no se ha compuesto, y
que, por su camino, es el mejor y elmás único de cuantos deste género han salido a la luz del
mundo; y el queno le ha leído puede hacer cuenta que no ha leído jamás cosa de gusto.Dádmele
acá, compadre, que precio más haberle hallado que si me dieran unasotana de raja de Florencia.
Púsole aparte con grandísimo gusto, y el barbero prosiguió diciendo:
— Estos que se siguen son El Pastor de Iberia, Ninfas de Henares yDesengaños de celos.
— Pues no hay más que hacer —dijo el cura—, sino entregarlos al brazo seglardel ama; y no se
me pregunte el porqué, que sería nunca acabar.
— Este que viene es El Pastor de Fílida.
— No es ése pastor —dijo el cura—, sino muy discreto cortesano; guárdesecomo joya preciosa.
— Este grande que aquí viene se intitula —dijo el barbero— Tesoro de variaspoesías.
— Como ellas no fueran tantas —dijo el cura—, fueran más estimadas; menesteres que este libro
se escarde y limpie de algunas bajezas que entre susgrandezas tiene. Guárdese, porque su autor
es amigo mío, y por respeto deotras más heroicas y levantadas obras que ha escrito.
— Éste es —siguió el barbero— El Cancionero de López Maldonado.
— También el autor de ese libro —replicó el cura— es grande amigo mío, y susversos en su
boca admiran a quien los oye; y tal es la suavidad de la vozcon que los canta, que encanta. Algo
largo es en las églogas, pero nunca lobueno fue mucho: guárdese con los escogidos. Pero, ¿qué
libro es ese queestá junto a él?
— La Galatea, de Miguel de Cervantes —dijo el barbero.
— Muchos años ha que es grande amigo mío ese Cervantes, y sé que es másversado en
desdichas que en versos. Su libro tiene algo de buena invención;propone algo, y no concluye
nada: es menester esperar la segunda parte quepromete; quizá con la emienda alcanzará del todo
la misericordia que ahorase le niega; y, entre tanto que esto se ve, tenedle recluso en
vuestraposada, señor compadre.
Remove