Not a member?     Existing members login below:

Crónicas de Marianela

matrimonio—con lo cual su santidaddesmerece un poco por falta de sometimiento a
prueba completa—decíanque al matrimonio, como a la muerte, es difícil llegar bien
preparados.No se enojarán los hombres, si apoyándonos en el testimonio de lossantos,
decimos que la mujer llega al matrimonio en condicionesespirituales superiores. Y así
debe ser, porque para el hombre elmatrimonio es un accidente, mientras que para la
mujer es el hechofundamental de su vida.
A pesar de mi temor para hablar de esta materia, me atrevo a insinuarque entre los
hombres dedicados a la vida intelectual, los mejordispuestos para el matrimonio son
los políticos. El literato, el mismofilósofo, el pintor, el músico, los artistas, en general,
sonpeligrosos, porque su arte y su filosofía están siempre en primertérmino, antes que
la mujer. Además, son un poco raros y no pocoarbitrarios. Y entre los políticos se
debe preferir, no a los dogmáticosempecinados, no a los caudillos exaltados, ni a los
oradores famosos,que son también, como los artistas, un poco peligrosos, sino a los
quetienen aptitudes gobernantes. La razón estriba en que, siendo elgobierno del
Estado una serie de concesiones, llegan bien dispuestos almatrimonio, que es
igualmente otra serie de concesiones.
Termino. Me he extendido demasiado. Pero téngase en cuenta que lacuestión es
ardua y llena todas las bibliotecas del universo, sin que sehaya resuelto
satisfactoriamente. Sólo insistiré, para concluir, en queel cariño vale más que el amor,
porque es más sostenible, más durable,más permanente. Lope de Vega, voto de
calidad, pues fué un Don Juanefectivo, lleno de devaneos y tormentosas pasiones, nos
dice en unosversos de su comedia «El mayor imposible», estas palabras
razonablessobre la exaltación amorosa:
«Que muchos que se han casado
Forzados de un amor loco,
Suelen después hallar poco,
De lo mucho que han pensado.»
¡Cariño, cariño, dulcísimo y solidísimo sentimiento! En tí reside ladicha duradera.
El cariño surge de convivir. El amor nace de no haberconvivido. Reflexionad sobre
esto, amigas mías...
EL AMOR Y SU APARIENCIA
¿Cuál es en la mujer la verdadera edad del amor? Puntualicemos con másprecisión,
pues la pregunta formulada es un poco vaga: ¿en qué edad sehalla la mujer en mejor
disposición espiritual para enamorarse y, enconsecuencia, para unirse a un hombre,
segura de que su sentimiento esfirme, permanente, fijo, como la estrella polar?
 
Remove