Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Contigo Pan y Cebolla

This play the reader is left to gauge by his own standards. No twoindividual opinions will be exactly alike,
and the judgment ofnon-Spanish critics will naturally be different from that formed bythose to whom
Spanish is the native tongue. By good fortune there isavailable a criticism of "Contigo Pan y Cebolla"
written by MarianoJosé de Larra, and to serve as a guide there have been included here afew paragraphs
from the pen of this contemporary of Gorostiza, who wasthe foremost Spanish satirist and dramatic critic of
his time.
Thus the reader has before him specimens of the prose writings ofthree distinguished men. All three write
in Spanish; yet all threediffer in style and in temperament. To those readers in America whohave hitherto
looked for the best things with a backward glance thereshould be a certain significance in the fact that two
of these writersare of Mexican birth.
E. McG.
BERKELEY, CALIFORNIA
CONTENTS
NOTICIA BIOGRÁFICA
José M. Roa Bárcena
CRÍTICA DE CONTIGO PAN Y CEBOLLA
M.J. de Larra
CONTIGO PAN Y CEBOLLA
TEXT
NOTES
EXERCISES
VOCABULARY
NOTICIA BIOGRÁFICA
Gorostiza nació en nuestro puerto de Veracruz el 13 de octubre de1789, de una familia española
distinguida, cuyo jefe, el general D.Pedro de Gorostiza, vino a la Nueva España con el segundo Conde
deRevillagigedo, de quien era pariente o amigo, a encargarse del mandocivil y militar de aquella plaza.
Su madre, D.ª María del RosarioCepeda, contaba entre sus ascendientes a Santa Teresa de Jesús,
yhabía heredado su ingenio y afición al estudio, de que dió buenaspruebas en Cádiz. Muerto D. Pedro
en 1794, la viuda regresó a Madridcon tres hijos, siendo nacidos en España D. Francisco, en quien
debíarecaer el mayorazgo, y D. Pedro Ángel, después matemático notable ya quien como literato
elogia D. Eugenio de Ochoa en el
Tesoro delTeatro Español
. El menor, nuestro D. Manuel, habiendo recogido elprimero los bienes patrimoniales y abrazado el
segundo la carrerade las armas, fué destinado a la Iglesia y emprendió los estudiosnecesarios. Si
aprovechólos, como después lo demostró, la vocaciónsacerdotal no le vino, y con ayuda de sus
hermanos, pajes de lafamilia real a la sazón, obtuvo plaza de cadete, presentándose a lamadre el día
menos pensado con uniforme militar en vez de hábitos.
La invasión francesa le halló listo a la defensa de la que entoncesera su patria, como la invasión
norteamericana le había de hallarmuchos años después entre los más distinguidos defensores de
sutierra natal. Era capitán de granaderos en 1808; batióse contra losfranceses, derramando a ocasiones
su propia sangre, y ya coronel, ycambiadas las circunstancias públicas, abandonó las armas en
1814para entregarse a las letras. Ya en 1821 había escrito y hechorepresentar[1] en Madrid sus
primeras comedias
Indulgencia paraTodos
Remove