Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Consideraciones Sobre el Origen del Nombre de los Números en Tagalog

pulgada, eran palabras creadas de primera, intención para significar determinadas longitudes.
Esto ocurre con nuestra numeración: uno, dos, tres, etc., etc. solo despiertan en nuestraPágina 8
inteligencia la idea de cifras, porque hemos encontrado en nuestra lengua estas palabras con ese
solo sentido, no teniendo conocimiento ni remota idea del proceso seguido para que cada una de
esas voces, venidas de otras que en un día representaban un objeto, llegara poco á poco á perder
aquella primitiva significación hasta tener solo la de número.
Si queremos que un niño nos comprenda, no le decimos "te daré cinco naranjas" sino que
poniendo los cinco dedos de una mano ante sus ojos, ó colocando cinco piedras á su vista, le
diremos: "mira, así te daré de naranjas". El niño comprenderá, porque habrá visto el número
cinco.
Entre las centenares de lenguas nacidas del Gran polinesiano, conocidas hoy día por el nombre
de lenguas malayo-polinesianas, las semejanzas de sonidos, de gramáticas y de vocabularios son
grandes y la numeración, naturalmente, es la que más demuestra su comunidad de orígen. El
número cinco, principalmente, se puede afirmar que se dice de la misma manera en la mayoría
de ellas: lima. Esta voz significa no solo cinco, como decimos, sino en casi todas estas lenguas
también conserva su significado primitivo: la mano. Facil ha sido, por esta comunidad de
significación suponer que, en una época primitiva, la mano, por su número de dedos, dió su
nombre á la cantidad cinco.
El trabajo que aquí presento tiene aún algunas lagunas que no puedo llenar, porqué solo
conozco un pequeño número de lenguas de esa inmensa familia malayo-polinesiana, más vasta
todavía que el mismo oceano donde se asientan las numerosas islas en que se habla. Pongo la
primera piedra en este estudio, cuyo edificio otros más tarde llevarán á buen fin.
Los tagalog no llegaron á escribir los números con cifras, es decir que, no tenían numeración
escrita. La simple enumeración, lo que decimos contar, tiene expresión propia en tagalog, bilang,
que se dice lo mismo en casi todas las lenguas filipinas; pero no se puede decir número ni
tampoco sumar, restar, multiplicar y dividir. No se crea sin embargo, que no sabian estas
operaciones aritméticas que, sin números escritos ni nombre propio, las ejecutaban con la ayuda
de objetos á que daban un valor variable. Tenían para estas operaciones unos palillos ad-hoc, de
los cuales no sé decir ni la forma, ni la manera de usarlos y si solo citar Página 9los nombres que
llevaban en algunas lenguas: en tagalog olat; pampango, kalakal; ilocano, rupis.
En tagalog se nombran los números como sigue:
1. isá
2. dalawá
3. tatló
4. ápat
5. limá
6. ánim
7. pitó
8. waló
9. siám
10. sangpóo
11. labinisá
Remove