Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Comunicación Politica Y Sus Repercusiones Sociales

verdadera y primigenia acepción, sino, otra diferente: la de las campañas electorales,
con sus estridencias y dramatismos de color, pasión y ruido, en donde se pierde y se la
sacrifica en nombre de la difusión masiva de imágenes y símbolos que -pasada la
campaña- dejan de tener valor. Por lo contrario, tales símbolos e imágenes adquieren
otra dimensión que -ineludiblemente- es bien distinta a la función de docencia política
que es inherente a los partidos políticos, lo que suele generar frustración social, como
bien lo atestiguan las diversas ponencias que, sobre el tema, fueran expuestas en la I y II
conferencias de Partidos Políticos Centroamericanos efectuadas en 1992 y 1993,
respectivamente, convocadas por el Parlamento Centroamericano.
Dado que en Costa Rica la Constitución Política constriñe la selección y elección de
diputados a lo que se haga por intermedio de los partidos políticos con registro vigente
ante el Tribunal Supremo de Elecciones, este trabajo busca aportar algunos elementos
de juicio crítico para que los señores diputados puedan reflexionar sobre el tema, pues
su propia elección es el resultado final de la utilización de técnicas y estrategias de la
llamada "comunicación política", por una parte, y por otra, su labor incidirá, a veces
positiva, a veces negativa, en el logro de una verdadera comunicación con el pueblo
durante la campaña electoral y, más importante aún, una vez pasada esta.
Por lo tanto, la observación del nacimiento y desarrollo de la actual campaña electoral
sirve de pretexto e incluso de marco de referencia para hacer unas reflexiones en las
cuales se inserten algunas consideraciones que registra la literatura sobre la
comunicación política, y más particularmente sobre las investigaciones de opinión
pública, la selección y manejo de los temas políticos y la elaboración de estrategias
comunicacionales, en las que sobresale el papel de la radio, la prensa y la televisión.
También se revisan los linderos de la publicidad y la propaganda y las técnicas de
organización política como instrumento comunicacional; así como las relaciones
públicas corporativas aplicadas a la política y aun la saña o el humor como formas de
"contrapropaganda", o bien las llamadas campañas negativas (o "sucias", término
empleado por primera vez en el proceso electoral costarricense para su calificación
peyorativa).
Sin embargo, aparte de analizar el bagaje moderno que alimenta la vieja práctica de la
comunicación política visible en los actos electorales de los partidos políticos, este
estudio pretende llamar la atención acerca de la necesidad de instaurar una moderna
"neocomunicación política" que no debe nacer en el ejercicio del poder, que la
distorsiona a priori, sino estudiarse previamente en sus implicaciones sociales y
culturales y plantearla desde que se aspira a tenerla, para instaurar tal proceso de
retroacción social como una verdadera fuente de comunicación y, por tanto: dialógica,
comunitaria, fraternal, apta para crear la conveniencia y la solidaridad social, que poco a
poco se van perdiendo en el país.
El criterio expresado en 1984 por el cientista político venezolano Ricardo Combellas,
que participó en el Primer Seminario de Análisis sobre Comunicación Política,
efectuado en Venezuela: "La política implica -necesariamente- comunidad, y la
comunidad conlleva -indefectiblemente- el concepto comunicación, desde el momento
en que la tradición griega asoció las ideas de acción (praxis) y de discurso (lexis) con
los fundamentos constitutivos básicos de la política, esfera esencialmente humana que
adquiere presencia real por medio de la comunicación, entendida esta, entonces, como
la relación efectiva y enriquecedora entre -al menos- dos personas." (1)
En efecto, dentro de esa perspectiva semántica, ser político, vivir de una polis,
significaba, en definitiva -para los griegos, que acuñaron el término- que todo se
Remove