Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Cecilia Valdes o la Loma del Angel

llegaban a losportales de la casa conocida por de Filomeno, les
llamó la atención ungrupo numeroso y compacto de pueblo que
entraba en la misma por el ladoopuesto, es decir, por la calle de
Mercaderes y el Boquete. Lavanguardia, compuesta en su mayor
parte de gente de color, hombres,mujeres y muchachos sucios,
harapientos y descalzos, ya marchaba, yahacía alto, y de cuando
en cuando volvía atrás la cabeza, como porresorte. Entre dos
filas de soldados equipados a la ligera, pues suuniforme
consistía de chaqueta de paño azul, pantalón blanco,
cananaatada al cinto por delante, sombrero redondo y carabina
corta, queportaban por los tercios, iban hasta doce mulatos y
negros vestidos entraje talar de sarga negra, con caperuza de
muselina blanca, cuya puntalarga flotaba por detrás de la
cabeza, a guisa de gallardete; y cadacual llevaba en la mano
derecha una cruz negra de brazo corto y árbollargo. Cuatro de
esos lúgubres hombres conducían al hombro, en silla demano, a
una al parecer criatura humana, cuya cabeza y
cuerpodesaparecían bajo los pliegues de un paño negro (manto
de estameña),cayendo a plomo por fuera de todo el aparato.
A un lado de este ser misterioso venía un sacerdote con sotana
negra deseda, bonete en la cabeza y un crucifijo en ambas
manos; al otro unnegro bastante joven, robusto y ágil. Este
vestía pantalón blanco,sombrero redondo y chaqueta de paño
negro, en cuya espalda se ledescubría una como escalera
bordada de seda amarilla. Eso indicaba suoficio, y era nada
menos que el verdugo. Andaba a paso medido y nolevantaba los
ojos del suelo. Detrás venía un hombre blanco vestido decalzón
corto, medias de seda, chupa de paño y sombrero de tres
picos,todos de color negro. Este era el escribano. Inmediato a él
marchaba unmilitar de alta graduación indicada por los tres
Remove