Not a member?     Existing members login below:

Cecilia Valdes o la Loma del Angel

y escapan con el pellejo y el caballo.¿Crees tú que el tabaco
tiene alma? Hazte cuenta que no hay diferenciaentre un tercio y
un negro, al menos en cuanto a sentir.
No había similitud ninguna en el ejemplo aducido, tampoco
tiempo paradiscutir, porque en aquella sazón se presentó Tirso
en la puerta delescritorio y dijo que el almuerzo estaba listo.
Eran las diez y media dela mañana; por donde se ve claro que la
conversación de don Cándido consu mujer había durado largo
tiempo; y, sin embargo, no le había dicholos medios de que
pensaba valerse para arrancar el Veloz y la mayorparte de la
carga, compuesta de seres humanos, diga él lo que quiera, delas
garras de los testarudos ingleses.
CAPÍTULO VII
"Por lo cual deberían poner tasa los magistrados, a quien toca, ala codicia de
los mercaderes, que ha introducido en Europa, y nomenos en estas Indias,
caudalosísimos empleos de esclavos, en tantogrado, que se sustentan de irlos a
traer de sus tierras, ya porengaño, ya por fuerza, como quien va a caza de
conejos o perdices,y los trajinan de unos puertos a otros como holandas o
cariseas."
FR. ALONSO DE SANDOVAL
Paseábase don Cándido Gamboa largo rato hacía en su
escritorio, despuésde levantado el mantel del almuerzo, cuando
entró su Mayordomo donMelitón Reventos. Venía con la cara
hecha un ascua por el calor del día,las carreras desde temprano,
y la satisfacción que experimentaba y quese le conocía por
encima del pelo de la ropa. De modo que, advirtiéndoloel amo,
paró los paseos, se quitó el tabaco de la boca y se apoyó
deespaldas contra la carpeta, a fin de escuchar a sus anchas la
relaciónde las diligencias practicadas en los baratillos y el
puerto. Hasta doñaRosa, cuyo interés en el asunto cedía tan sólo
 
Remove