Not a member?     Existing members login below:

Cádiz

—¿Se ha enterado usted, amiga doña Flora?
—¿Acaso soy sorda? Ha dicho que en las Cortes reside la
Soberanía dela Nación.
—Y que reconocen, proclaman y juran por rey a Fernando
VII...
—Que quedan separadas las tres potestades... no sé qué
terminachos hadicho.
—Que la Regencia que representa al Rey o sea poder ejecutivo
prestejuramento.
—Que todos deben mirar por el bien del Estado. Eso es lo
mejor, y condecirlo, sobraba lo demás.
—Ahora se levanta gran tumulto entre ellos, amiga mía.
—Van a disputar sobre eso. Pues no levantará mal cisco el
cleriguito.¿Cómo se llama?...
—D. Diego Muñoz Torrero.
—Parece que vuelve a hablar.
En efecto, Muñoz Torrero pronunció un segundo discurso en
apoyo de susproposiciones.
—Ahora me ha gustado más, mucho más, señora condesa—
dijo la deCisniega—. A este hombre le haría yo obispo. ¿No es
justo y razonablelo que ha dicho?
—Sí, que las Cortes mandan y el rey obedece.
—De modo, que según la Soberanía de la Nación, el gobierno
del reinoestá dentro de este teatro.
Remove