Not a member?     Existing members login below:
FREE 1,250 eBook USB Library with each 550 AudioBooks Order. Click here

Cádiz

—¿Quién?
—El gobernador. Esta noche todas las ovejas descarriadas
vuelven alredil... Vengo de allá... si vieras. La condesa ha
llorado mucho y se hapuesto de rodillas delante de
Villavicencio; pero no pudo conseguirnada. La ley y siempre la
ley. Si es lo que yo digo: la ley... Porsupuesto, chico, no puedo
negarte que me dio lástima de la pobrecondesa. Lloraba tanto...
Inés estaba más serena y se conformaba.Aguárdate y la verás
llegar. Sin embargo, más vale que no parezcas en tuvida por
aquí. Villavicencio quiso averiguar el cómo y cuándo de la
fugade Inés, y allá le dijeron que la sacaste tú de la casa. Te
andabuscando porque no te conoce. Dice que eres cómplice de
lord Gray y elverdadero criminal. Calumnia, pura calumnia;
pero no te metas envindicar tu honra mancillada y echa a correr,
que Villavicencio tienemalas pulgas, y aunque te escuda el fuero
militar... Conque en marcha yno vuelvas a Cádiz en tres meses.
—Pues sí; yo fui quien la sacó de casa.
—¡Tú!-exclamó con tanto asombro como cólera—. Ya no me
acordaba queeres servidor de mi famosa parienta la condesa.
¿Conque la sacaste tú?
—Y la volveré a sacar.
—Tú bromeas... no pienses que me apuro mucho... ¿Crees que
insisto encasarme con ella?... Pues ahora de mejores veras debes
poner los pies enpolvorosa, porque voy a contarle a mamá tu
hazaña... Francamente, yocreí que era una calumnia. Ahora me
explico el furor de Villavicenciocontra ti. ¿Pues no dice que tú
eres el autor de todo y que es precisosentarte la mano?
—¿A mí?
Remove