Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Cádiz

—Déjate de simplezas.
—Pues entonces calla y resígnate a ir a donde yo te lleve. Una
serie deacontecimientos providenciales te ha puesto en mi poder
y creeríacometer un crimen si te llevara de nuevo a aquel
aborrecido encierro,donde al fin serías víctima del egoísmo
fanático y de la insoportableautoridad de quien no tiene ningún
derecho a martirizarte... Pobrecilla,graba en tu memoria lo que
te estoy diciendo y más tarde bendecirás estalocura mía. No, no
volverás allá. No pienses más en doña María. Confíaen mí.
Dime: ¿te he engañado alguna vez? Desde que nos conocimos
¿no hassido para mí una criatura venerada a quien de ningún
modo se puedeofender? ¿No has visto siempre en mí, junto con
el cariño más vivo quejamás se tuvo hacia persona alguna, un
respeto, un culto superior atodas las debilidades humanas? Inés,
tú eres víctima de un gran error.¿Temes a doña María, temes a la
de Leiva, temes a esas siniestras ymedrosas figuras que
constantemente te están vigilando con sus ojosterribles? Pues
bien; esas dos personas no son para ti otra cosa que dosfigurones
como los que asustan a los chicos. Acércate, tócalos y
veráscómo son cartón puro.
—No sé qué quieres decir.
—Quiero decir—continué hablando con tanta vehemencia
como rapidez—quete has forjado respetos de familia,
consideraciones e ideas que sonhijas de un error. Te han
engañado, están abusando de tu bondad, de tudulzura para fines
execrables, y no pudiendo amoldar tu hermosacondición a la
suya, te corrompen por grados, falsificándote, queridamía, con
la escuela del disimulo. No hagas caso, no pienses en
ellas,considérate libre. Vivirás al amparo de la única persona
que tienederecho a mandar en ti; serás libre, disfrutarás de los
Remove