Not a member?     Existing members login below:
263 Bestsellers Instantly Yours When You Name Your Price Here

Cádiz

—El pobre D. Paco se defendió hasta que no pudo más. ¡Pobre
señor! Notuvo más remedio que bajar la cabeza ante el número
y llevarlas a lasCortes. Cuando le encontré y me contó el lance,
iba el pobre tancari-entristecido, cual si lo llevaran a ajusticiar, y
me dijo: «Ay demí, si doña María llega a saber esto... ¡Malditas
sean las Cortes y elperro que las inventó!».
—¿Estarán todavía allá?
—Sí; corre a avisárselo a la condesa. La pobrecita hace tiempo
que estáarando la tierra por ver a Inés dentro o fuera de su
cárcel, y no puedeconseguirlo, pues a ella no la admiten allá, y
se pasan meses y mesessin que se les permita dar un paseo con
el ayo. Conque ve a decírselo ytú mismo la acompañarás a San
Felipe. No tardes, hijo, y en seguida acasa derechito que tengo
que hablarte. ¿Comerás hoy con nosotros?
Me despedí con gran precipitación de doña Flora, dejándola en
poder delos guacamayos, y me alejé de allí; pero en vez de
correr hacia la callede la Verónica, mi curiosidad, mi pasión y
un afán invencible meimpulsaron hacia la plaza de San Felipe,
olvidando a Amaranta y a doñaFlora, fija el alma y la vida toda
en las tres muchachas, en D. Paco, enlord Gray, en las Cortes,
en los diputados y en la discusión sobreseñoríos
jurisdiccionales.
Llegué, y en la pequeña plazoleta que hay a la entrada de la
iglesia,entonces convertida en Congreso, había, como de
costumbre, gran gentío.Extendí con avidez la vista por la
multitud de caras que allí seconfundían, y no vi ninguna de las
 
Remove