Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Belarmino y Apolonio

Belarmino y Apolonio
BELARMINO Y APOLONIO
NOVELA
RAMÓN PÉREZ DE AYALA
1921
PRÓLOGO
EL FILÓSOFO DE LA CASAS DE HUÉSPEDES
Don Amaranto de Fraile, a quien conocí hace muchos años en una casa dehuéspedes, era, sin duda, un
hombre fuera de lo común, no menos por latraza corporal cuanto por su inteligencia, carácter y
costumbres. Algúndía quizá se me ocurra referir por lo menudo lo que hube de averiguar desu vida, y
sobre todo recoger por curiosidad sus doctrinas, opiniones,aforismos y paradojas; de donde pudiera
resultar un libro que si noemula las
Memorabilia
en que Xenofonte dejó reverente y filialrecuerdo de su maestro Sócrates, será de seguro porque ando
yo tan lejosde Xenofonte como don Amaranto se aproximaba, tal cual vez, a Sócrates:un Sócrates de
tres pesetas, con principio. Pero todo esto no convieneahora a mi propósito.
Cuando yo le conocí pasaba ya de los sesenta este varón extraordinario.Había vivido veinte años en la
misma casa de huéspedes, aquella en dondeyo di con él, y otros veinticinco en otras muchas casas de
huéspedes. Esdecir, que se había pasado la vida en casas de huéspedes. La tal casa,en donde al Destino
plugo juntarnos pasajeramente, era repugnante detodo punto. Pasé allí sólo dos meses, y eso porque la
simpatía ydeleitoso magisterio de don Amaranto me persuadieron a dilatar miestada. Su irónica pedantería
y pintoresca erudición me encantaban; perolo que más me movía a venerar a don Amaranto era el hecho de
que hubierapermanecido tantos años en semejante alojamiento, soportando como si talcosa, sin perder de
romana en lo físico ni la ecuanimidad interior,privaciones, entrometimientos, escándalos, desaliños,
ponzoñas; en suma,un trato miserable y homicida. Y es que había profesado pertenecer a lascasas de
huéspedes, como a una orden religiosa, y hecho voto de pupilajeperpetuo. Él mismo me lo declaró un día,
de sobremesa. Digo desobremesa, que no de sobrecomida. Un detalle de las sobremesas deaquella casa, es
que no había palillos de dientes; no por razones deeconomía, ni menos por escrúpulos de aseo y urbanidad,
como es uso entreanglosajones, los cuales consideran el acto de mondar las rendijas de ladentadura como
una necesidad de orden vergonzoso y clandestino, sinoporque no había ocasión, y por ende los palillos
holgaban. Condumios yviandas eran los primeros harto flúidos y las otras de estructurademasiado
coherente y compacta para la herramienta dental humana, demanera que no permanecía residuo alguno
entre los dientes.
—En el Ática—me dijo aquel día de sobremesa don Amaranto, ostentandodidácticamente un tenedor
de peltre, al modo de férula—se iba a buscarla sabiduría al mercado o bajo el pórtico de Júpiter
Remove