Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Bailén

de sus mismos hospitales varios frailes agustinos y dominicos enfermos. La consternación de
aquellos pueblos era excesiva, y al aproximarse las tropas, acudían en tropel a nuestro encuentro,
derramando lágrimas de ira, suplicándonos que no dejáramos vivo un francés, y pidiendo los
viejos aún fuertes y los rapaces de doce años que se les dejase marchar entre las filas para
ayudarnos. Según nos decían después del saqueo, en los caseríos inmediatos al tránsito,
Almenara, Fuente del Rey, Grañena y otros, no habían dejado ni un grano de trigo, ni un
azumbre de vino, ni un puñado de paja. Hasta las medicinas de las boticas y de los hospitales de
Jaén fueron robadas, y al propio tiempo, ni un carro ni una mula quedaron en todos aquellos
contornos.
Muchas familias expoliadas habían acudido a Menjíbar. En la plaza del pueblo dos frailes
escapados a las carnicerías de Jaén, predicaban el exterminio de los franceses. Al ver la
indignación de aquella infeliz gente robada y vejada, al ver las mujeres que acudían frenéticas y
rabiosas pidiéndonos que vengáramos a sus inocentes hijos, degollados sin piedad en la cuna,
comprendí las crueldades de que por su parte empezaban a ser víctimas los franceses cuando se
rezagaban.
XVII
Antes de decidirse a pasar el río, nuestro General mandó una pequeña fuerza en reconocimiento
de la situación de las tropas de Coupigny. Algunos jinetes de Farnesio tomaron parte en esta
expedición, y Marijuán, que fué en ella, nos contó a su regreso, en la tarde del 15, que habían
encontrado la división del Marqués hacia Villanueva de la Reina, donde le entregaron los pliegos
de Reding. Desde el campamento de Coupigny se había visto una gran polvareda en la orilla
derecha, y parecía que la división de Vedel marchaba desde Bailén a Andújar, para reforzar a
Dupont, que ya había trabado la lucha con Castaños. La gente venida de Arjonilla aseguraba
haber oído fuerte cañoneo hacia la parte de los Visos.
—A estas horas—decía Marijuán—, o ellos o los de Castaños han de estar derrotados.
—¿Y qué esperaba el Marqués en Villanue va de la Reina?—preguntó Santorcaz con aquella
suficiencia estratégica que le hiciera tan digno de admiración a los ojos del joven D. Diego.
—Allí se estaba tan quieto—repuso Marijuán—. Parece que está de acuerdo con nuestro General
para operar en combinación y atacar juntos a Bailén.
—¿Pero qué estrategia es ésa, ni a qué conduce atacar a Bailén?—dijo Santorcaz, atrayendo en
su alrededor un círculo de soldados—. ¿No dices que la división Vedel salió de Bailén y está ya
sobre Andújar?
—Sí; así lo decían en Villanueva.
—Pues si no hay enemigos en Bailén, ¿qué es eso de atacar a Bailén? Se tratará de ocuparlo para
luego avanzar por el arrecife y embestir a Dupont y a Vedel por la espalda, mientras Castaños,
Jones y Peña lo atacan de frente.
 
Remove