Not a member?     Existing members login below:

Bailén

alborozado; y como con el roce de tanta y tan diversa gente se iba despabilando por extremo,
llegó a adquirir un desembarazo, un dominio de su propia persona que antes no tenía. Santorcaz,
como dije, había logrado en poco tiempo gran ascendiente sobre D. Diego, de tal modo, que
cuanto nuestro mozalbete ponía por obra, lo consultaba con aquél. Marijuán, en cambio, hacía
buenas migas con un servidor de ustedes, y siempre juntos en las marchas y en los descansos,
nos contábamos nuestras cosas, compadeciéndonos y consolándonos mutuamente. Nosotros dos
solos, y sin dar parte a nadie, nos comimos el divino chocolate y los bollos de la Madre
Transverberación.
Todo el ejército tenía gran impaciencia por venir a las manos con la canalla. Como existen en
todo campamento, además del supremo consejo que se celebra en la tienda del General, tantos
consejillos como grupos de soldados se escalonan aquí y allá, en la cantina o en campo raso, para
echar una caña o tirar un par de cartas, nosotros siempre estábamos dilucidando en corros más o
menos grandes la eterna cuestión de nuestro encuentro con los franceses. ¡Cuántas veces,
reunidos junto a un tambor, donde había un jarro de vino, dispusimos el paso del río, el ataque
del enemigo en su posición de Andújar, u otras hazañas de la misma harina!
Un día, hallándonos en Porcuna, y después que se nos unió el ejército de Reding, resolvimos,
tras de ardiente discusión, que los generales estaban atolondrados y sin saber qué plan
adoptarían. El conde de Rumblar dijo que iba a escribir a su maestro D. Paco, para que le dijera
qué operaciones convenían más; pero como todos se rieran de esta ocurrencia, nuestro generalito
se amoscó y fué a que le consolara con sus adulaciones interminables el lugarteniente Santorcaz.
Por último, tras largo consejo celebrado por los generales, se dijo que iban a ser distribuídas las
divisiones para tomar la ofensiva inmediatamente. Aquél día, que fué, si no recuerdo mal, el 12 o
el 13 de julio, vi por primera vez al general Castaños, cuando nos pasó revista. Parecía tener
cincuenta años, y por cierto que me causó sorpresa su rostro, pues yo me lo figuraba con
semblante fiero y ceñudo, según a mi entender debía tenerlo todo general en jefe puesto al frente
de tan valientes tropas. Muy al contrario, la cara del general Castaños no causaba espanto a
nadie, aunque sí respeto, pues los chascarrillos y las ingeniosas ocurrencias que le eran propias
las guardaba para las intimidades de su tienda. Montaba airosamente a caballo, y en sus modales
y apostura había aquella gracia cortés y urbana que tan común ha sido a nuestros Césares y
Pompeyos. Es preciso confesar que a caballo y en las paradas hemos tenido grandes figuras. Esto
no es decir que Castaños fuera simplemente un general de parada, pues en 1808, y antes de
inmortalizar su nombre, tenía muy buenos antecedentes militares, aunque había hecho su carrera
con rapidez grande, si no desusada en aquellos tiempos. A los doce años de edad obtuvo el
mando de una compañía; a los veintiocho le hicieron teniente coronel, y a los treinta y tres,
coronel. Si en su juventud no asistió a ninguna campaña, en 1794, y cuando contaba treinta y
ocho años y poseía la faja de mariscal de campo, estuvo en la del Rosellón a las órdenes del
general Caro, y allí le hirieron gravemente en el lado izquierdo del cuello. Cuentan que la ligera
inclinación de su cabeza hacia aquel lado provenía de la tal herida.
Voy a decir de qué manera nos distribuyeron. La primera división la mandaba Reding; la
segunda, Coupigny, y la tercera, Jones; la reserva estaba a las órdenes de D. Juan de la Peña, y
mandaban destacamentos sueltos, de mil hombres poco más o menos, en calidad de tropas
volantes para mortificar al enemigo, D. Juan de la Cruz, el marqués de Valdecañas y D. Pedro
Echevarri, que después fué uno de los más famosos polizontes de la reacción. Trescientos
Remove