Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Bailén

—¿Y crees que España podrá echar fuera a la canalla? ¡Ah!, yo no participo de la ilusión de esta
buena gente. ¿Qué pasó el día 9 en el puente de Alcolea? Aquellos pobres paisanos a quienes no
se puede negar el valor, huyeron ante las tropas disciplinadas del general Dupont. En Córdoba
tampoco se les opuso resistencia, y ¡qué horror, Dios mío! ¡Qué tres días de angustia! Todos
creíamos que los franceses entrarían con bandera de paz, porque la gente de Echevarri abandonó
la ciudad, y los de aquí no trataban de hacer resistencia. Llegaron los franceses a la Puerta
Nueva, y mientras las autoridades hablaban con ellos para darles entrada, de una casa cercana
salieron algunos tiros. Furiosos los enemigos, después de derribar a cañonazos la puerta,
desparramáronse por las calles de Córdoba, asesinando a cuantos se encontraban al paso y
metiéndose en las casas para coger cuanto había. No puedes figurarte lo que era aquello. Mudos
de espanto y ansiedad estábamos todos aquí, atento el oído a los rumores de la calle, cuando
sentimos que las puertas caían a golpes, y penetraba aquella soldadesca bestial, diciendo que se
les entregasen todos los objetos de valor. El miedo nos impidió andar en contestaciones con
ellos, y al punto les dimos alhajas, dinero, plata de mesa y cuanto había, deseando que se lo
llevasen todo de una vez para no escuchar sus insultos. Mas luego bajaron a la bodega, sedientos
de vino; no contentos con echar fuera las cubas pequeñas, bebían en las llaves de las pipas
grandes, y dejándolas luego abiertas, corría el Montilla de setenta y cinco años, inundando las
cuevas. Uno de aquellos salvajes pereció ahogado en vino. Pero al fin se fueron de casa sin
cometer atrocidades de otra clase y nos vimos libres de semejante chusma. En otras partes los
horrores no pueden contarse. Robaron todo el dinero de la Administración, toda la plata de los
conventos, los vasos sagrados, los cálices, las custodias, las alhajas de las imágenes; penetraron
también en los conventos de frailes, muchos de los cuales murieron asesinados; convirtieron en
lupanar la iglesia de Fuensanta, y por tres días Córdoba no fué una ciudad, fué un infierno,
porque todos los demonios, todas las maldades, sacrilegios y abominaciones cayeron sobre ella.
Por las calles se les encontraba borrachos, llenos de inmundicia y revolcándose en el lodo,
engullendo vorazmente la comida que sacaban a viva fuerza de las casas. Los generales
franceses, avergonzados de tanta bajeza, querían someterlos a palos; pero fué preciso emplear
mucho rigor, y algunos hubieron de ser fusilados para que entraran en razón los demás. Por
último, saliendo de Córdoba para Andújar, esos cafres nos han dejado en paz por algún tiempo.
¡Qué espantoso estado el de España! Y lo peor es que sucumbirá. ¡Qué días terribles nos
aguardan! Quisiera yo tener las ilusiones de esta gente, y creer, que como ellos creen, que con
unas cuantas batallas ganadas por nosotros..., y por cierto que no sé cómo será eso de ganar
batallas, sin ejército, ni generales, ni dinero, ni nada..., que con unas cuantas batallas se va a
concluir todo felizmente. Hay quien sueña con ir a Francia, después de echar a los franceses, y
traerse a Napoleón con un grillete al pie. ¡Dios quiera que no perezcamos todos! ¡Dios nos dé
valor para resistir la tormenta que se nos viene encima!... Aquí vivimos sin saber a qué santo
encomendarnos. Casi no nos tratamos con nadie, y si tememos que Francia nos tome por
exaltadas patriotas, más nos duele que los vecinos nos crean afrancesadas. Quisiéramos estar
bien con todos y que ni unos ni otros nos molestaran.... Pero qué sé yo...; creo difícil.... ¿Y en
Madrid qué tal se vive?
—¿Piensa Usía volver a la Corte?
—¡Oh!, sí.... Pensamos marcharnos pronto, porque nos llama un asunto en que está interesada
toda la familia. A ser por mí, ya estaríamos allá. No puedo vivir en Córdoba, y menos en el
estado actual de la guerra. Esto no es vivir. Si en Madrid no hubiese tranquilidad, nos iríamos a
Bayona con toda la familia.
Remove