Not a member?     Existing members login below:
Holidays Offer
 

Bailén

—Esta mañana me preguntaron si yo tenía hermanas guapas. Díjeles que eran muy bonitas, y
ellos me dijeron que vendrían a verlas, y que si queríamos dárselas para casarse con ellas, puesto
que también serían mayorazgas. Yo les contesté que mayorazgo era el que había nacido primero.
Y luego, dirigiéndose a sus hermanitas, les dijo:
—Os fastidiasteis, chicas, por haber nacido hembras y después que yo. Una de ustedes se casará
con cualquier pelele, y la otra se meterá en un conventito a rezar por nosotros los pecadores, a no
ser que algún día vea un galán por la reja, y se enamore, y luego se tire por la ventana a la calle.
Doña María no podía resistir más. Iba a estallar su furibunda cólera; pero aún era mayor el
caudal de su prudencia que el caudal de su enojo...; se contuvo y cerró otra vez los ojos, ya que
no podía cerrar los oídos.
—Después—siguió el mancebo—me preguntaron si mis hermanas usaban navaja, si tocaban la
guitarra, si iban a los toros y si yo era familiar de la Inquisición. ¡Cómo se reían aquellos
condenados! Lo gracioso era que no me dejaban salir de allí, y a cada rato me decían so, so, so.
Un sot—dijo el diplomático—. Pues sospecho que os llamaron tonto. ¡Oh iniquidad de la
nación francesa! ¡Vea usted, Sr. D. Paco, lo que es un pueblo carcomido por el jacobinismo!...
¿Y no les dió usted un par de sablazos?
—¡Si me querían mucho...! Ayer me tuvieron toda la noche bailando el bolero y la cachucha, en
medio de un corrillo donde había más de cuarenta oficiales.
Asunción y Presentación seguían esperando con ansia la ocasión de reír; pero ésta no llegaba, y
consultando el rostro de su madre, veíanle cada vez más borrascoso. Las dos estaban muertas de
miedo.
Don Paco, conociendo que se preparaba un cataclismo, quiso conjurarlo y dijo a su discípulo:
—Vamos, basta de franceses, D. Diego. Hable usted de otra cosa. Si no fuera demasiado largo,
os mandaría que recitarais aquel capitulo sobre la batalla del Gránico que os hice aprender de
memoria; mas para que tan escogido concurso, y especialmente este fresco azahar de Andalucía,
vuestra prometida; para que todos, en una palabra, puedan apreciar la buena pronunciación de
usted y su oído cadencioso, échenos cualquiera de esos romances que sabe..., vamos. Atención,
señores.
—El del Barandal del cielo—dijo Asunción, respirando con alegría.
—El de los Santos pechos—dijo Presentación.
—Vamos, no se haga usted de rogar.
—Pues voy a echarles una canción que me enseñaron los franceses.
—No, nada de franceses.
—Si es muy bonita, aunque a decir verdad, yo no la entiendo.
Y sin esperar más, púsose en pie D. Diego, y accionando como un cómico, con voz fuerte y
exaltado acento, cantó así:
Remove